Gobierno acusa de vándalos a las FARC

Manifestaciones en Bogotá deja 1 muerto, 89 heridos y 60 detenidos.

Gobierno acusa de vándalos a las FARC
Estudiantes de Colombian apoyan manifestaciones campesinas.
Foto: EFE

Bogotá.- El gobierno colombiano condenó hoy los “actos vandálicos” de manifestantes en Bogotá y acusó a personas vinculadas a la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) de violentos disturbios en la capital del país.

El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, dijo que en los desmanes registrados en Bogotá, los cuales dejaron un policía muerto, 89 heridos y 60 detenidos, “no hay ningunas palomitas, aquí lo que hay son personas al servicio de intereses oscuros”.

Pinzón advirtió en una alocución al país, que ante la alteración del orden público en algunas zonas de Bogotá, la capital colombiana se dispuso la intervención del Ejército para contrarrestar a los que calificó como “vándalos”.

Aclaró que una cosa son los campesinos y los estudiantes que tienen razón en sus reclamos y otra los “vándalos”, que este jueves atacaron edificios, saquearon comercios y causaron graves heridas a 37 policías, algunos de ellos a bala.

Los intensos disturbios, durante los cuales fueron bloqueados los sistemas de transporte y las vías de varias zonas de Bogotá, obligó a imponer el toque de queda en los sectores de Bosa, Ciudad Bolívar y Suba, en el sur y noroccidente de la capital.

Los incidentes se presentaron en medio de movilizaciones convocadas por los estudiantes y centrales obreras en apoyo al paro que realizan desde hace 11 días los campesinos para exigir salidas a la crisis económica que afecta al sector.

El ministro aseguró que la Fuerza Pública no ha respondido a las provocaciones de quienes se infiltraron en las protestas para generar hechos de violencia y dejó en claro que se trató “vándalos criminales”.

En su duro pronunciamiento esta noche, el ministro de Defensa insistió en que las marchas estudiantiles fueron aprovechadas por las FARC, la mayor y más antigua guerrilla de Colombia, y “sus aliados políticos”.

A su vez, el ministro del Interior, Fernando Carrillo, aseguró en un comunicado que los verdaderos campesinos están sentados en una mesa de diálogo con el gobierno colombiano para terminar la protesta social, que ajusta 11 días y “no para prolongarla”.

“El gobierno valora el compromiso de los voceros agrarios con la realización de una protesta pacífica. Con violencia no se llega a ninguna parte. Los vándalos no son campesinos y sólo pretenden pescar en río revuelto”, dijo el funcionario.