Dilema para castigar a Siria

Dilema para castigar a Siria
Manifestantes protestan por la muerte de inocentes en Siria.
Foto: AP

El mundo civilizado está debatiendo si tiene sentido atacar a Siria para castigar el uso de armas químicas que han dejado mas que mil muertos, muchos de ellos niños.

La semana pasada, el primer ministro inglés David Cameron pidió permiso de su parlamento, pero fue negado. Ahora el presidente Barack Obama propone un voto en el Congreso para asegurarse de que, si decide atacar, será con apoyo democrático.

Es imposible predecir el resultado de tal voto, porque representa un enfrentamiento entre dos normas que no se pueden reconciliar.

Para los que demandan el castigo, hay una lógica simple. El régimen en Siria ha cometido un crimen monstruoso, matando a cientos de inocentes con una crueldad sin fondo. No importa que esté ocurriendo en otro país soberano, ni que no hay como parar a las matanzas. Lo que importa es que el culpable –y los culpables en otros países– sepa que hay normas morales que el mundo está dispuesto a defender.

Para los que se oponen, la lógica es igualmente simple. Las matanzas horrorosas seguirán hasta que este régimen haya sido derrumbado. Pero para derrumbarlo se requiere una voluntad internacional que no existe en este momento. Estados Unidos no está dispuesto a involucrarse en una tercera guerra. Rusia y China resisten la intervención del Oeste. Por lo tanto, un ataque ‘quirúrgico’ americano no tendrá mayor impacto.

¿Hacemos algo para mostrar nuestro oprobio moral, aún si el castigo no cambiará el comportamiento? ¿O seguimos presenciando los crímenes sin hacer nada hasta que hay la voluntad para cambiar el comportamiento? Son dos posiciones sensatas y legítimas. Pero no hay como reconciliarlas.

Se que el deber de un columnista es de rendir una opinión y dejarle a usted, el lector, decidir si está de acuerdo o no. Pero hay momentos en que debemos reconocer nuestros límites. Hay dilemas que no se pueden resolver.

Para los que esperaban mi ayuda, les pido disculpas.