Lo atractivo de un negocio propio

Es importante que te alejes de empresas que ofrecen franquicias que nunca han sido verdaderamente exitosas

Digamos que has recibido, inesperadamente, una pequeña herencia. Con eso y tus ahorros, consideras que ya tienes suficiente para lanzarte a crear una empresa propia. Has oído hablar de las franquicias y te tienta la idea. ¿Será eso mejor, o no, que empezar con un negocio personal totalmente independiente? Aquí es donde tienes que empezar a investigar bien y conocer a fondo en qué consiste el mundo de las franquicias.

Dicen las estadísticas que un 95% de las franquicias tienen éxito después de un año, mientras que de los negocios pequeños sólo triunfa del 30 al 35%. La franquicia es una alternativa de negocio donde el riesgo al fracaso es menor, ya que se supone que se repite un modelo de éxito ya probado. A eso añádele que probablemente una marca de negocio con cierta historia (como la franquicia) tiende a atraer más a esos clientes que buscan seguridad y calidad para sus gastos. También el éxito de la franquicia proviene muchas veces de encontrar algo realmente innovador.

Sea como sea, asesórate bien antes de convertirte en consecionario. Optar por un negocio de este tipo significa unirse por un contrato a una empresa más fuerte y pagarle a cambio de ciertas ventajas, como son sus consejos comerciales, su experiencia técnica, sus sistemas de marketing, sus símbolos y lemas, y su ayuda permanente para la operación del negocio. A cambio de esto, esa empresa recibirá de ti regalías de las ganancias de tu negocio y tiene el derecho a cierto control sobre tu franquicia.

Es importante que te alejes de empresas que ofrecen franquicias que nunca han sido verdaderamente exitosas. Para evitar eso, platica con otros concesionarios que han comprado franquicias de la empresa que te interesa y pregúntales todo lo que necesitas para saber si vale la pena tu inversión. Como en todo negocio, para entrar en el mundo de las franquicias tienes que hacerlo con los ojos abiertos.

Primero, pide la circular con todos los detalles por escrito; averigua cuánto tiempo ha estado en negocios, cuál es su situación financiera actual y cómo la afectado la baja de la economía, los locales que posee, qué restricciones tiene para ti como concesionaria, dónde compras tu materia prima, tu territorio de mercado, qué entrenamiento te ofrecen y el costo, y cuánto se demora en recuperar tu inversión.

No pienses que la franquicia es un negocio fácil. Lo esencial es escoger un negocio que disfrutarás, pues aunque las ganancias sean buenas, si no te gusta lo que haces te morirás por salir de eso al cabo de unos años. Puede ser una gran oportunidad, pero empápate bien de todo antes de dar el primer paso.