Taxistas sin medallón en NYC se quejan de multas abusivas

Un grupo de conductores llegó el martes hasta las instalaciones de la Comisión de Taxis y Limusinas y exigió un alto al procedimiento para inspeccionar los vehículos "livery"

Nueva york — Taxistas sin medallón se plantaron ayer frente a las instalaciones de la Comisión de Taxis y Limusinas (TLC) para protestar y presentar una lista de quejas que se pueden reducir a una sola: ¿por qué tantas multas que ellos consideran injustas?

Alcibíades Valdez, quien lleva 16 años conduciendo un taxi sin medallón o “livery”, fue uno de los más de 100 conductores que se manifestaron, según ellos por tanto abuso.

“No estoy de acuerdo con el atropello y el abuso que tiene el TLC contra nosotros”, dijo Valdez. “Recibimos multas abusivas. Tengo una multa de $8,400”.

El veterano taxista dominicano comentó que no podía ingresar al negocio de los taxis verdes, porque le resultaba muy costoso.

“No sólo hay que pintar el auto sino que equiparlo, hay que pagar anualmente $15,000 por el permiso”, señaló. “Aparte $550 y van entregar 4,800 permisos donde somos 34,000 taxistas”.

Damaris Rodríguez, otra conductora que participó en la demostración organizada por la Coalición de Taxistas de Nueva York (COTANY), expresó su preocupación de quedarse sin empleo, ya que no puede inscribir su automóvil en el programa de taxis verdes debido que no cumple con el requisito del TLC, de tener la licencia por más de un año.

“No hace ni un año hice una inversión de $15,000 para comprar mi carro”, se quejó Rodríguez. “No puedo recoger pasajeros en las calles, los clientes de la base no son suficientes para uno pagar tanto impuestos, multas, la base, la renta, para mantener a los hijos y a mis padres en República Dominicana”.

La madre de dos menores dijo que se opone tajantemente a la industria verde y alegó que a los conductores nuevos en nada los beneficia.

“Todos los beneficios son para la TLC. Ni siquiera nos están ayudando para pintar el carro, ni para los equipos para que salgamos de verde”, precisó la mujer.

Por otro lado, el comisionado de Taxis y Limusinas, David Yassky, dijo, mediante un comunicado, que por décadas los taxistas que ofrecen servicios en los condados se han visto obligados a hacerlo ilegalmente y que hoy día, gracias a la administración del alcalde Michael Blooombeg, los interesados en solicitar una licencia para trabajar pueden obtenerla.

También indicó que los primeros taxis verdes ya están operando, y, para final de año, estarán más de 2,000 de estos autos en las calles de las cinco zonas.

“Ahora que la ley Borough Taxi está en efecto, estamos empezando a hacerla cumplir para que sólo los vehículos con la licencia y asegurados funcionen como taxis en toda la Ciudad de Nueva York“, señaló Yassky.

“Tenemos plena confianza en que la gran mayoría de los conductores que han estado operando ilegalmente, voluntariamente, van a hacer la transición a la legitimidad, de hecho, más de 8,000 personas ya han solicitado una licencia municipal de taxi”, agregó.

A la protesta asistieron varios candidatos en apoyo a los manifestantes, como Erick Salgado, aspirante a la alcaldía; Luis Tejada, postulante al Concejo por el Distrito 7 y Pedro Alvarez por el Distrito 16, así como Keny A. Nuñez, candidato al Distrito 86 de la Asamblea Estatal.

Los conductores exigen que el TLC le ponga un “alto” a la medida de inspeccionar primero y multar después. Según ellos, cuando los agentes de TLC verifican un taxi y detectan una violación, al conductor no se le informa debidamente de la infracción y se le permite seguir trabajando. Tampoco se le avisa que será multado $50 por día. Luego de 45 a 60 días, se emite, sin previo aviso, una multa que le obliga a pagar de $1,500 a $2,000.