Disfruta de un trago de $35

A diferencia de mis columnas habituales, en las que hablo de bares y lounges del Alto Manhattan, Queens y otros lugares de la ciudad, hoy les presento algo distinto. Estuve en New Rochelle visitando Don Coquí.

Atendido por una familia, opera desde hace cuatro años y cuenta con la experiencia de tres generaciones y cuenta con un extenso menú de platillos latinos.

La decoración es contemporánea con una vibra latina.

Para comenzar nos sirvieron chips de plátano caseros (sin gluten y no grasosas), con un puré de frijoles negros y salsita de tomate como acompañantes. Acompañados por una sangría roja, especialidad de la casa, que estaba bien entonada.

Me pareció un buen toque que sirvan la sangría en bonitos frascos de conservas en vez de las tradicionales copas de vino.

Para cenar, vayan con hambre, pues las porciones son abundantes.

Dos de mis aperitivos favoritos fueron los camarones al coco ($12) y unas empanadas de pollo bien rellenas ($6), ambos muy crujientes.

Uno de los platos fuertes más populares es el pernil con arroz y gandules ($26).

Los platos se sirven al estilo familiar para compartir con otros, lo cual yo considero una ventaja, vienen presentados de manera simple pero elegante.

Después de comer, hay que ir al lounge para bailar y tomarte otro traguito.

Esa noche, el DJ Make nos entretuvo con una mezcla de reggaeton, salsa y canciones clásicas.

En el bar pedí un “Sexy Island”, un coctel enorme con ron de maracuyá, whiskey, tequila, vodka, schnapps de durazno, Apple Pucker, puré de fresa, néctar de maracuyá, limonada, manzana verde y menta fresca. Cuesta $35 y lo recomiendo sin dudas; tiene un buen sabor a ponche.

Busca mi columna todos los jueves para planear tu fin de semana y sígueme en Twitter @Mabel_Martinez1.