Marcha este 5 de octubre por la reforma migratoria

En más de 60 ciudades de Estados Unidos inmigrantes y activistas solidarios celebrarán el "Día Nacional de Dignidad y Respeto"

Washington, 4 sep – Varios grupos de activistas a favor de la reforma migratoria anunciaron movilizaciones masivas para el próximo 5 de octubre con el objetivo de redoblar la “presión” sobre el Congreso de Estados Unidos de cara al nuevo curso legislativo.

Las marchas, bajo el lema “Día Nacional de Dignidad y Respeto“, se celebrarán en más de 60 ciudades de todo el país, como parte del renovado esfuerzo en favor de la reforma migratoria.

Hoy mismo, y como muestra de que el movimiento en favor de los derechos de los inmigrantes no ceja en su empeño, un colectivo de activistas se llegó a la oficina del presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, en West Chester (Ohio) para presentar más de 600,000 peticiones en las que se exige que la propuesta de reforma sea votada antes de final de año.

“No vamos a permitir que la reforma migratoria y el camino a la ciudadanía se pongan al final de la agenda. Esto es demasiado importante para 11 millones de personas, y no podemos permitir que se convierta en un tema de baja prioridad para Boehner y el Congreso”, afirmó Troy Jackson, director del grupo civil Ohio Prophetic Voices, al presentar los documentos.

En agosto, período durante el cual los congresistas disfrutaron del receso veraniego y regresaron a sus distritos, los grupos a favor de la reforma migratoria realizaron numerosos eventos similares en estados considerados “claves” al contar con congresistas que pueden decantar la eventual votación, entre ellos Texas, California, Florida o Colorado.

“Queremos seguir ejerciendo presión sobre los congresistas y mostrar la diversidad de los grupos que respaldan la propuesta de reforma migratoria”, indicó a Efe Laura Vázquez, analista legislativa del Consejo Nacional de la Raza.

Pese al compromiso expreso por parte de la Casa Blanca, los últimos acontecimientos políticos, especialmente la solicitud de autorización del presidente Barack Obama al Congreso para lanzar un ataque militar contra Siria, o el debate sobre el techo de la deuda, pueden hacer que la urgencia para que sea aprobada la reforma desaparezca.

“Precisamente, podremos utilizar el debate sobre el déficit y la deuda para argumentar los beneficios económicos de la reforma migratoria”, replicó Vázquez.

Aunque la propuesta, que incluye la apertura de una vía para la ciudadanía, fue aprobada por el Senado de mayoría demócrata el pasado mes de junio, aún resta el paso por la Cámara de Representantes, considerado el obstáculo más difícil estar la mayoría republicana opuesta a los cambios.

El Congreso retomará sus actividades la semana del 9 de septiembre.