Familia de Víctor Jara busca justicia

Familia de Víctor Jara busca justicia
Víctor Jara fue asesinado en el Estadio Nacional de Chile, luego del golpe de Estado el 11 de septiembre de 1973. Sus asesinos nunca fueron juzgados.
Foto: ap

EDITORES: AMPLIA con detalles, contexto. AGREGA fotos. ANTENCION ESTA NOTA NO SE PUEDE PUBLICAR EN CHILE. Con AP Fotos.

SANTIAGO, Chile — La familia de Víctor Jara alega haber resuelto el misterio de quién mató al venerado cantautor hace 40 años durante el golpe de estado de 1973 en Chile, y se prepara para probarlo en un tribunal federal en Jacksonville, Florida, al invocar leyes estadounidenses sobre violaciones de derechos humanos cometidas en otros países.

La familia presentó una demanda civil contra el ex teniente del ejército chileno Pedro Barrientos Núñez por ordenar a los soldados torturar a Jara, y dice que el propio Barrientos disparó el tiro fatal en la cabeza del cantautor mientras jugaba a la “ruleta rusa” en un vestuario del Estadio Chile de Santiago, donde unos 5,000 simpatizantes del presidente socialista Salvador Allende estaban detenidos.

El equipo legal de la familia dijo que Barrientos fue notificado personalmente la noche del miércoles cuando abrió la puerta de su hogar en Deltona, Florida, donde vive en la actualidad como ciudadano estadounidense. Varias llamadas a su hogar en busca de comentarios no fueron contestadas.

Barrientos, que hace parte de un grupo de oficiales que también enfrentan cargos penales en Chile en relación con la muerte del cantautor, ha negado estar involucrado, y asegura que él no estaba en el lugar y ni siquiera sabía quién era Jara en el momento del golpe.

“No necesito enfrentar la justicia porque no he matado a nadie”, dijo durante una entrevista en mayo de 2012 con Chilevisión TV.

En diciembre pasado, Barrientos y otro oficial fueron acusados en Chile del asesinato de Jara, y otros cinco exoficiales militares chilenos fueron nombrados en calidad de cómplices. La mayoría fueron detenidos, pero Barrientos, que salió de Chile en 1989, no ha enfrentado la justicia.

El caso penal todavía debe pasar a juicio en Chile, pero la demanda civil asegura que Barrientos lideró una “empresa criminal”, y lo acusa de siete demandas civiles, entre ellas por tortura, asesinatos extrajudiciales y crímenes contra la humanidad.

Jara, fue arrestado junto con miles de otros partidarios de Allende en 1973.