Impera la falsificación de dólares en Perú

Impera la falsificación de dólares en Perú
Un Policía observa un billete de dólar falsificado decomisado en los últimos días.
Foto: ap

LIMA — El coronel de la policía quedó asombrado cuando el muchachito, de 13 años, le mostró cómo introducía cuidadosamente y con gran habilidad una copia de un cintillo de seguridad, atravesando con una aguja el papel impreso con el rostro de Benjamin Franklin.

El chico había sido arrestado momentos antes en una transitada calle de una zona populosa al este de Lima, luego de recibir de un compinche una bolsa llena con $300,000 billetes falsos y otra cantidad similar de euros, que estaban listos para ser sometidos al proceso final del acabado en la producción de billetes falsificados. El menor dirigió a los agentes a la casa donde él y otros se dedicaban a ese trabajo.

En los últimos años, la falsificación de dólares ha crecido como la espuma en este país andino de la mano de bandas que han desarrollado una significativa destreza y técnica, lo que ha llevado a Perú a convertirse en el primer productor de dólares falsos del mundo, superando a Colombia, hasta hace poco la principal fuente de billetes falsos, según el Servicio Secreto de Estados Unidos.

En la última década se han incautado $103 millones falsos provenientes de Perú, de acuerdo con ese servicio, y según la policía peruana, solo en los últimos tres años, se decomisó casi la mitad de ese monto, $48 millones falsificados.

“Sí, hemos sobrepasado (aquí) en los dos últimos años a Colombia en la cantidad de falsificación producida”, dijo un vocero del Servicio Secreto de los EE.UU. que requirió anonimato por razones de seguridad.

La particularidad de los falsificadores peruanos es que ponen especial cuidado en el acabado final, que hacen de manera manual, por lo que resulta en una actividad sumamente barata.

“Son muy buenos… En este momento (los peruanos) están entre los mejores falsificadores del mundo… A diferencia de los Estados Unidos, donde se concentran en la fabricación, el acabado aquí en Perú es como un arte, un proceso separado en el que uno imprime el papel básico, y se lo da al que hace el acabado final, y ese es casi un artista, le agrega todos los otros detalles al billete… Son expertos”, agregó la fuente.

La creciente producción de dólares falsos llamó la atención del gobierno estadounidense, que empezó en 2011 a enviar agentes del Servicio Secreto a Perú para trabajar con la policía peruana en la captura de los falsificadores, y desde el 2012 instaló una oficina permanente en la sede de la embajada estadounidense en Lima.

. El Servicio Secreto también combate la falsificación de dólares, codo a codo con la policía local, en países como Jordania, Tailandia, China, Colombia y Brasil.