Secuestrada en NY celebra muerte de su verdugo en prisión

Katie Beers, a quien John Esposito mantuvo cautiva durante 17 días en el 1992, aplaude que el hombre ya no pueda "volver a lastimar a nadie"
Secuestrada en NY celebra muerte de su verdugo en prisión
Katie Beers fue secuestrada en el 1992, cuando solo tenía 10 años.
Foto: Archivo / AP

OSSINING, Nueva York, EE.UU. – Horas después de que este miércoles se informara del suicidio en prisión del secuestrador de Cleveland, Ariel Castro, en Nueva York se reportó que John Esposito, condenado por mantener cautiva a una niña de 10 años durante 17 días, fue hallado muerto en su celda.

Linda Foglia, portavoz del sistema correccional del estado, dijo que Esposito fue encontrado inerte en su celda en Sing Sing, Ossining, estado de Nueva York. Agregó que la muerte es investigada pero que no parecía sospechosa.

Esposito cumplía una condena de 15 años a cadena perpetua por haber secuestrado a Katie Beers y haberla mantenido cautiva durante 17 días en su casa de Bay Shore en 1992.

Foglia explicó que un agente correccional observó que el recluso “no respiraba” a eso de las 3:30 de la tarde. El sentenciado había comparecido ese mismo día ante una junta de libertad condicional.

Beers dijo en una declaración a CBS-TV que estaba contenta de que Esposito “nunca tenga la oportunidad de volver a lastimar a nadie”. Su secuestro concitó atención nacional a principios de 1993, cuando se conoció mientras estaba desaparecida que había padecido años de negligencia por parte de su madre y que había sido agredida sexualmente de manera reiterada por el marido de su madrina cuando era muy pequeña.

En el vigésimo aniversario de su odisea coescribió el libro “Recuerdos sepultados: la historia de Katie Beers”.

Esposito, conocido de la familia, confesó el 13 de enero de 1993 que había secuestrado a la niña. Beers fue colocada para adopción y fue criada en un hogar acomodado en East Hampton junto con cuatro hermanos.