Dos posibles causas para que helicóptero matara a joven

Según un experto, es muy difícil manejar el tipo de nave a control remoto que causó el fallecimiento en el acto de Roman Pirozek Jr.

Nueva York – Silencio han guardado los amigos y familiares del joven Roman Pirozek Jr., de 19 años, y quien perdió la vida ayer en la tarde mientras practicaba en Brooklyn uno de sus pasatiempos favoritos: Volar helicópteros a control remoto.

Según el informe de la policía, una hélice del aparato fue la que golpeó mortalmente a Pirozek Jr. quien ayer se trasladó de su hogar en Queens al parque Calvert Vaux, en Brooklyn, para poder practicar con su nave ya que ahí cuentan con una zona autorizada para volar estos aparatos. En este parque estuvo decenas de veces porque, entre otras cosas, su padre vicepreside la organización Seaview Rotary Wings Helicopter Club, que congrega a los amantes de este tipo de helicópteros.

Ante la falta de declaraciones de otros aficionados y de la familia, AP contactó al experto Rich Hanson -portavoz de la Academy of Model Aeronautics- quien explicó que las hélices del helicóptero utilizado por Pirozek Jr. tienen 4.5 pies de largo. La nave en ese modelo a escala tiene la capacidad de volar hasta 60 millas por hora y se utiliza primordialmente para ejecutar maniobras acrobáticas.

“Volar uno de estos helicópteros – T-Rex 700N DFC– es difícil… Un accidente con ellos puede ser atribuido a dos causas comunes: Error del piloto o un desperfecto en el equipo”, sostuvo.

La muerte de Pirozek Jr. es la segunda de este tipo que desde hace décadas se registra en todo Estados Unidos. La anterior, según recuerda Hanson, fue hace bastantes años y se trató de un instructor de vuelo de Texas que falleció cuando un alumno perdió el control de su helicóptero.