Mueren indígenas en accidente vial

Mueren indígenas en accidente vial
Bomberos y rescatistas trabajan en la zona de un autobús accidentado donde al menos 43 personas murieron.
Foto: efe

Guatemala/EFE — Al menos 43 personas murieron ayer y otras 40 resultaron heridas al accidentarse un autobús sobrecargado de pasajeros, en su mayoría indígenas, en una carretera del oeste de Guatemala, confirmaron las autoridades y fuentes de socorro.

El portavoz de los Bomberos Municipales Departamentales, Cecilio Chacaj, aseguró por vía telefónica, que 40 pasajeros murieron en el lugar del accidente y tres más en centros hospitalarios.

Otros 40 pasajeros reciben atención en centros hospitalarios.

El Ministerio Público (MP) identifica los 40 cuerpos en una morgue provisional instalada en el lugar del percance para entregarlos a los familiares luego del rescate de la hondonada.

De las víctimas mortales, según el ministro de Salud, Jorge Villavicencio, dos fallecieron en el hospital nacional de la ciudad colonial de Antigua debido a la gravedad de las heridas.

El autobús de la empresa Transportes San Martineca había salido muy temprano desde San Martín Jilotepeque con destino a la cabecera departamental de Chimaltenango y posteriormente se dirigiría a la capital guatemalteca.

Según Chacaj, el percance se registró a la altura del kilómetro 64, en el que el autobús se precipitó 75 metros en línea recta a un barranco.

La mayoría de víctimas son indígenas que llevaban sus productos como verduras hacia los mercados para comercializarlos.

Entre los fallecidos hay 10 mujeres, así como 8 menores de edad, entre ellos tres recién nacidos, de acuerdo con los socorristas que atendieron la emergencia.

Algunos de los pasajeros, que vestían trajes típicos, salieron expulsados del autobús cuando cayó al abismo, en donde pasa el río Pixcayá.

Sergio Vásquez, de los Bomberos Voluntarios, explicó a radios locales que algunos pasajeros quedaron con fracturas expuestas en miembros inferiores y superiores, así como traumatismos.

Detalló que varios de los fallecidos quedaron atrapados entre hierros retorcidos del autobús que se destruyó, y otros a un costado al haber sido expulsados por el impacto.