Canelo-Mayweather: que hablen los puños

Canelo-Mayweather: que hablen los puños
Floyd 'Money' Mayweather Jr. (izq) y Saúl 'Canelo' Alvarez pelean esta noche por la supremacía en Las Vegas, en un combate que ha despertado enorme expectativa.
Foto: AP

LAS VEGAS/AP — La promoción para la pelea del sábado entre Floyd Mayweather y Saúl Alvarez la llama ‘The One’, dos breves palabras en inglés que abren un amplio abanico de traducciones.

‘La Unica’, podría ser una buena forma de calificar este combate entre dos púgiles invictos por las coronas súper welter del Consejo y la Asociación Mundial de Boxeo. Es la única en años que acapara la atención del mundo deportivo, la única capaz de generar ventas estratosféricas en el sistema pague por ver y de paralizar a México durante 12 (o menos) asaltos.

‘El Unico’, es otra interpretación. Después de todo, el ganador de la reyerta pautada en un límite de 152 libras (68,95 kilos) en el MGM Grand de Las Vegas quedará solo en la cima, con la foja intacta y el boxeo a sus pies.

Resta por ver si Mayweather (44-0, 26 KOs) y Alvarez (42-0-1, 30 nocauts) ofrecen un espectáculo a la altura de su fama y la publicidad generada por la pelea.

“Mucha gente pensó que esta pelea no se iba a dar”, comentó Mayweather, considerado casi de forma unánime como el rey libra por libra del boxeo.

El combate se concretó sin problemas después que Alvarez y Mayweather ganaron sus respectivos compromisos con dos semanas de diferencia: ‘Canelo’ derrotó por decisión unánime a Austin Trout el 20 de abril, y ‘Money’ apabulló el 4 de mayo a Robert Guerrero.

Hay que añadir que el duelo con Trout fue el mayor reto de Alvarez hasta ese momento. Lo que le espera ante Mayweather es otro cuento.

A los 36 años, Mayweather supera por 13 a su oponente mexicano, aunque cuentan con casi la misma cantidad de peleas. Sin embargo, al estadounidense le sobra talento y exhibe una condición física incomparable, fruto de un estricto régimen alimenticio y de ejercicio.

Además, con la mejor defensa del boxeo y reflejos felinos, Mayweather ha evitado el castigo que mina las facultades de otros púgiles de su edad. Sumado a que sólo ha promediado una pelea por año desde 2007, el resultado es un boxeador con la experiencia de un veterano, y la condición de un muchachito.

La exhibición que dio contra Guerrero fue un ejemplo perfecto. Tras vencer al aguerrido Miguel Cotto en mayo de 2012, en una batalla en la que recibió más castigo que de costumbre, y luego de pasar 60 días en la cárcel por un caso de violencia doméstica, muchos se preguntaban si Mayweather habría perdido una chispa de velocidad o reflejos. Nada de eso. El oriundo de Grand Rapids, Michigan, pero hijo adoptivo de Las Vegas, le dio un baile a un rival seis años menor y que tenía sólo un revés como profesional.En otras palabras, el Mayweather de siempre estaba de vuelta, aunque la realidad es que nunca se fue.

“Floyd se mantiene en excelente condición, y es un peleador muy relajado. Está en su mejor momento”, analizó Mike Tyson, el ex campeón mundial del peso completo y otrora número uno del cuadrilátero. “Será muy difícil que alguien le gane a Floyd por ahora, a menos que no se entrene”.

El entrenamiento no parece ser un problema para ‘Money’, quien cobrará $41,5 millones de dólares por este combate que ha generado enorme expectativa. Tres días antes de la pelea, Mayweather afirmó que ya estaba en el peso acordado en el contrato.

Alvarez, a pesar de su corta edad, también es una máquina de hacer dinero. Su tajada por esta pelea será de $12,5 millones de dólares.

El pelirrojo con cara de niño se ha catapultado a la fama por la potencia de sus puños y pinta de galán, pero no ha enfrentado un rival del nivel de Mayweather. Tampoco hay que minimizar los méritos de su victoria sobre Trout —quien venía de superar a Cotto— y contra los veteranos Shane Mosley y Kermit Cintrón.

“En cada pelea escucho que mi graduación, que mi graduación, que si mi mejor momento”, señaló Alvarez, algo fastidiado por las dudas sobre si maduró lo suficiente como para encarar esta pelea. “Eso ya pasó. Esta es una pelea importante para mí, es la pelea más importante, sin duda”.

Alvarez cree que es hora de una nueva era, la era del Canelo.

“Le vendría bien al boxeo”, sentenció el mexicano. “Y lo más importante, es que para mí también”.

Los promotores de la cartelera se han encargado de publicitar el combate semiestelar entre Lucas Matthysse y Danny García como uno de campanillas, digno de ser la atracción principal en cualquier otra ocasión.

Matthysse (34-2, 32 nocauts) y su pegada de rinoceronte buscarán los títulos junior welter del Consejo y la Asociación Mundial de Boxeo que posee el invicto Danny García (26-0, 16 KOs), un habilidoso que no rehúye el combate cuerpo a cuerpo.

El argentino de 30 años, oriundo de la provincia patagónica de Chubut, encara una oportunidad única en una cartelera que podría ser la más vista en la historia. Qué mejor escenario para exhibir los puños de hierro que noquearon en tres frenéticos asalto a Lamont Peterson en mayo en Atlantic City.

“Esperé mucho para esta pelea” , dijo Matthysse, un hombre de pocas palabras, hablar pausado y actitud calmada fuera del cuadrilátero. “Es una oportunidad muy grande para representar a mi país, y estoy muy orgulloso”.

Matthysse adelantó que saldrá a buscar la pelea, como siempre lo hace, y quizás no le vendría mal evitar que la decisión llegue a manos de los jueces. Las dos únicas manchas en su carrera fueron derrotas por decisión dividida ante Devon Alexander y Zab Judah, combates en los que puso en serios aprietos y mandó a la lona a sus rivales y que, para muchos, debió ganar.El apodado ‘La Máquina’ asegura que aprendió la lección.”Sigo peleando con la misma intensidad, pero con más agresión”, señaló. Agresión que se traduce a nocauts.Matthysse es favorito en las apuestas en Las Vegas, aunque reconoce que “García es el mejor en la división, porque es el campeón”.

A ‘Swift’ García, de 25 años, le toca ahora un oponente capaz de culminar un combate con un solo golpe.

“Yo hago todo mejor que él”, afirmó García. “El pega bien, pero yo pego mejor. Se trata de usar tu poder de la forma correcta, y yo creo que hoy utilizo mejor mi poder”.