Libres las “desobedientes” que exigieron reforma migratoria

Madres, hermanas, hijas, tías enfrentaron más de seis horas de arresto y expusieron su estatus migratorio al Servicio de Control de Inmigración
Libres las “desobedientes” que exigieron reforma migratoria
El grupo de mujeres, de todas las edades, cuenta con la fuerza para seguir luchando por una reforma migratoria integral.
Foto: AP / Carolyn Kaster

WASHINGTON, D.C.- Un grupo de 115 mujeres fueron arrestadas ayer en las cercanías del Capitolio, tras un acto de desobediencia civil. 24 de ellas son indocumentadas y expusieron sus casos a las autoridades migratorias. Hasta ahora ninguna ha tenido problemas por sus estatus legal.

Las mujeres desafiaron a las autoridades policiales del Capitolio y realizaron uno de los actos de desobediencia civil más grandes hasta ahora para la comunidad inmigrante. Cerca de las 10:00 a.m. cruzaron la Avenida Independence cantando. Tomadas de la mano clamaron una reforma migratoria. “¡Mujeres unidas jamás serán vencidas!” gritaban.

“Desde ahora sólo se puede esperar que este tipo de actividades vayan en escalada”, explicó Angélica Salas, directora ejecutiva de CHIRLA. “Seguiremos con las marchas, el cabildeo, las reuniones, pero este tipo de acciones es necesaria para que nos escuchen”.

Mujeres jóvenes y adultas mayores. Madres, hermanas, hijas, tías enfrentaron más de seis horas de arresto y expusieron su estatus migratorio al Servicio de Control de Inmigración (ICE), exponiéndose a la deportación.

La mayoría de las participantes estaba asociada a una organización de derechos civiles. Entre ellas figuraron Alianza Nacional de Campesinas, Dreamer’s Moms Orlando, Casa de Maryland, Voces de la Frontera, Encuentro, Nakasec, Center for Community Change, Mujeres Unidas y Activas, entre otras.

Ricardo Ramírez, vocero de Center for Community Change aseguró que ya han comenzado a salir las primeras mujeres arrestadas y hasta ahora no se han reportado problemas con aquellas que no tenían papeles.

“No tengo miedo. He estado 18 años en este país y ya estoy cansada de estar en las sombras. Estoy cansada de la explotación. Yo soy trabajadora del hogar y cuando llegué a este país me pagaban $60 dólares a la semana”, explicó Neira Ortega de San Francisco, California.

María Hernández ha vivido en Estados Unidos 20 años y tiene tres hijas. Esta es la primera vez que se enfrentará con la policía. “Sé que hay muchas cosas que no he logrado por no tener papeles, como por ejemplo tener mi propio negocio, ya estoy cansada de esconderme”, aseguró.

RECUERDA MARCHAR ESTE 5 DE OCTUBRE

Mientras esperaban formadas entrar a las camionetas de policía, varias de ellas cantaban y gritaban, sin perder la sonrisa. La causa de la reforma migratoria las toca de manera muy personal. Están luchando básicamente por sus familias.

Según datos de Pew Hispanic Center cerca de un 51% de la población indocumentada está constituida por mujeres.

“Respeto el coraje que tienen las personas para realizar desobediencia civil, pero la ley es la ley. Cuando la transgreden hay consecuencias. Tengo temor de que esas mujeres sin papeles que participaron sufran consecuencias. Porque para un ciudadano estadounidense es una multa y ya, pero para quienes no tienen documentos, corren el riesgo de ser deportados”, dijo el senador Robert “Bob” Menéndez (D-NJ).

“Estas acciones llaman la atención y enseñan el deseo y la desesperación que existe. Espero que eso tenga un impacto en los miembros de la Cámara de Representantes. Pero todos nosotros que tenemos un voto, que ya somos ciudadanos y que nos preocupan los indocumentados, tenemos que alzar nuestra voces y decirles a los congresistas que queremos un voto sobre el proyecto de ley aprobado por el Senado”, agregó.

Ayer el Caucus Hispano sostuvo un encuentro en donde se habló de la estrategia para seguir impulsando una reforma migratoria en el Congreso, además de la crisis en Siria. Por ahora todavía existe la esperanza de votar sobre la reforma en octubre, sin embargo es probable que el proceso se retrase.