¿Se vengará Eli de Peyton?

NUEVA YORK/AP — Bienvenidos al ‘Manning Bowl III’, un tópico que los hermanos Peyton y Eli no discuten entre sí.

Eli y Peyton suelen hablar al menos una vez a la semana. Han compartido información sobre oponentes y evaluado la actuación de cada uno. Esta semana es más complicado, ya que se enfrentan sus equipos y sólo comparten información con sus compañeros.

Con los Denver Broncos (1-0) enfrentando a los Giants de Nueva York (0-1) hoy en el MetLife Stadium, su reticencia al hablar de su hermano ha sido clara. Además, tratan de despejar la idea de que el juego es entre Eli y Peyton, como que no contaran los otros jugadores.

Durante una teleconferencia con Peyton con los medios de Nueva York esta semana, el quarterback de 37 años, estuvo respondiendo preguntas sobre Eli y él mismo durante 10 minutos. Finalmente, cuestionó en voz alta si alguien iba a preguntarle sobre la defensa de los Giants.

“Cada año y por estar en conferencias diferentes, la posibilidad está siempre latente”, dijo Peyton Manning, el mariscal de campo de los Broncos de Denver. “Mis equipos siempre han estado en la pelea y me ha tocado disputar dos. A él también le ha pasado lo mismo. Así que no es algo de lo que necesariamente hablamos”.

“Nos ha tocado enfrentarnos dos veces. No creo que a ninguno nos gustó mucho”, añadió.

Peyton ganó los dos primeros paratidos contra Eli cuando jugaba con los Indianapolis Colts:26-21 en 2006 y 38-14 en 2010.

“Jugar contra tu hermano en un partido de la NFL, es diferente a jugar contra él en la pequeña liga de béisbol, o lo que sea”, manifestó Peyton. “Creo que es importante, para él y para mí”.

“Pero debido a que es un deporte de equipo el enfoque tiene que estar en cumplir con tu trabajo para ayudar al equipo a prepararse para jugar”, añadió el hermano mayor. “Así que ésta será la tercera vez, podría ser la última vez”.

Peyton dijo que tomará un momento, sea en el proceso de calentamiento, cuando se cante el himno nacional o durante el sorteo de la moneda para capturar ese momento y guardárselo.

“Yo tengo un momento de los partidos de 2006 y 2010, pero eso es un momento”, dijo. “El resto del tiempo vas a salir y tratar de cumplir tu trabajo como mariscal de campo y ayudar a ganar a tu equipo”.

Eli es dueño de dos anillos de campeón del Super Bowl, mientras que Peyton cuenta con uno.

“Es algo formidable porque no ocurre con mucha frecuencia y es formidable ver a tu hermano mayor al costado de la cancha o previo al partido”, manifestó Eli. “Estos son los momentos que uno no olvida, que perduran por mucho tiempo. Ojalá que puede evocar un partido en el que a menos yo gané uno”.

Denver ya disfrutó una resonante victoria esta temporada, en el partido inaugural de la campaña frente al campeón vigente Baltimore. Peyton lanzó siete pases de touchdown para empatar un récord de la NFL.

A los Giants no le fue bien en la primera jornada, al caer en su visita a Dallas, donde Eli fue interceptado tres veces.

Lo cierto es que la semana pasada

Peyton (462) y Eli (450) se combinaron para 11 pases de touchdown y los Giants hubieran podido anotar muchos puntos más si no hubieran perdido el balón seis veces en su derrota 36-31 ante Dallas.

Denver ha ganado 12 partidos de temporada regular consecutivos, la más larga racha en la NFL. La más reciente derrota fue la propinada por los Ravens —eventuales campeones— en la postemporada. Es por ello que muchos piensan que Peyton y compañía regresarán a Nueva York para disputar el Super Bowl.

El enfrentamiento de hoy entre los hermanos quarterbacks tampoco es algo que agrade a sus padres, Archie y Olivia. Pero si llegara a darse un ‘Manning Bowl IV’ en el MetLife Stadium en febrero, toda la familia quedaría contenta.