5 formas de protegerse de las balas

Parecería lógico, pero en momentos de tensión las emociones pueden traicionarnos. Es importante saber cómo protegernos y enseñarle a los menores

Desde bebés, muchos hemos estado expuestos a las “estrategias” que utilizan los “expertos” para protegerse de las balas. Osea, que conocemos lo que viene directamente de los héroes irreales de las historias de Hollywood, de los galanes acartonados de algunas telenovelas y de series dramáticas sobre el narcotráfico que cada vez más se apoderan de la programación televisiva.

Sin embargo, en la vida real, tal vez ninguno de ellos sobreviviría un atentado, o tal vez sí, porque cuentan con guardaespaldas, contrario a la mayoría de nosotros. Sabemos que nadie quiere verse en medio de una balacera como la ocurrida el pasado fin de semana en la turística zona de Times Square, en la Ciudad de Nueva York, donde dos mujeres inocentes resultaron heridas. Y mucho menos en medio de una balacera como la ocurrida ayer en el Navy Yard, en Washington, que terminó con 12 personas muertas a manos del pistolero Aaron Alexis, quien también falleció al intercambiar disparos con la Policía.

No obstante, en el caso de que nos ocurriera, más vale precaver que remediar. Tomemos en cuenta los siguientes consejos:

  1. Tírese al suelo : Suena lógico, pero cuando se visualiza, se entiende mejor. En un intercambio de disparos, los enemigos buscarán atacarse uno al otro. Si usted está en el piso, enfrenta menos probabilidades de que le de o le roce una bala. Por otro lado, si el atacante estuviera disparando a diestra y siniestra, a donde menos estaría apuntando es hacia el suelo.

  2. No salga corriendo, en histeria: Grábese en su mente que lo más importante es protegerse. Si es necesario, arrástrese, pero no corra. Recuerde colocarse, en cuclillas, detrás de cualquier estructura sólida hasta que pase la emergencia. Busque postes, autos, una pared de concreto, en fin, lo primero que vea que le sirva de escudo. Una vez en el sitio, acuéstese con el pecho dando hacia el suelo y ponga las manos sobre su cabeza, protegiéndola.

  3. Olvídese de pertenencias y del teléfono celular: Todo lo material se recupera después. La vida no. Entonces, despreocúpese de la cartera, del celular, de las llaves, del proyecto, de todo. No salga a buscar algún artículo porque en el camino podría encontrar la muerte.

  4. Si tiene consigo el celular: No se ponga a llamar en desespero a familiares. Si lo activa, que sea para llamar al 911 y pedir ayuda. Mucho menos se ponga a grabar el evento. La grabación del incidente podría ser un éxito en internet, pero si usted muere, la persona que herede su celular lo menos que hará es publicar el video de la matanza o la balacera en la cual usted perdió la vida. Así que habrá muerto por nada.

  5. Jamás mire a los ojos a la persona agresora: Hacerlo, le garantiza un balazo. Mejor es no saber quién fue, que enfrentarse a un pistolero sin alma que, endrogado o bajo los efectos de la adrenalina, sienta que debe eliminarle del mundo para que no lo delate.