Concacaf es mejor

Enrique Sanz afirma que la entidad tiene más credibilidad
Sigue a El Diario NY en Facebook
Concacaf es mejor
Enrique Sanz, secretario de Concacaf, durante su primer año de gestión ha tratado de dar una imagen de credibilidad a la organización.

HOUSTON (EFE).— Con apenas 38 años cumplidos, Enrique Sanz, un colombiano-estadounidense, se convertía en el secretario general más joven en la historia de la Concacaf.

Su misión y objetivo conseguir darle a la “cuestionada” organización regional de futbol una nueva proyección de modernidad en su desarrollo y sobre todo crear una verdadera imagen de integridad y credibilidad que había quedado en entredicho por la gestión que desarrolló su expresidente, el trinitario Jack Warner.

Sanz, que se formó y se graduó de Marketing y Publicidad en el Politécnico Grancolombiano de Medellín y realizó un Máster en la Universidad de Nueva York, vivió desde que era niño su pasión por el futbol con el que siempre estuvo relacionado en su carrera profesional hasta que vio que su trayectoria le hizo merecedor de la confianza del nuevo presidente de la Concacaf, Jeffrey Webb, que lo nombró como secretario general y hombre de confianza.

A sus 38 años, se convertió en el hispano con mayor responsabilidad dentro de la Concacaf, con la misión de modernizar una organización que estaba en el punto de mira de todos por su poca adaptación a los tiempos modernos y especialmente por las denuncias de “corrupción”.

Un año después, Sanz afirma que la labor de todo el equipo de la Concacaf se ha hecho sentir, con resultados esperanzadores tanto en el desarrollo del futbol de base como en los logros a nivel de selecciones en torneo como la Copa Oro y sobre todo en la “transparencia” que se ha logrado en la organización.

“No es un proceso fácil, se necesita un gran esfuerzo y trabajo, pero creo que hemos establecido la integridad como nuestro lema de acción y se ha dado la vuelta a la página en la historia de la Concacaf, donde queremos también reconstruir la organización y desarrollar al máximo el futbol en la región”, destacó Sanz.

El joven directivo dijo que tiene muchos retos que conseguir, pero que también ha demostrado que se ha trabajo con honestidad y profesionalidad desde que accedió al cargo y ahora dentro de la Concacaf se trabaja para las federaciones, los equipos y las selecciones, que son los que importan.

Sanz está convencido que la Concacaf es mucho más transparente que cuando llegó al cargo hace más de un año.

“El camino es muy largo pero debemos seguir invirtiendo en nuestra región para consolidar la importancia del deporte del futbol y ponerlo al más alto nivel dentro de mundo”.

Como inmigrante, Sanz es consciente de la gran importancia que tiene el futbol entre los hispanos y la gran aportación que han hecho para su desarrollo, de ahí que también desea que la comunidad progrese en todos los aspectos, aunque su labor se ciña al apartado deportivo.

“Estamos en el futbol no en política, pero Estados Unidos siempre ha sido un país hecho por inmigrantes y obviamente esa es la historia, yo soy inmigrante, muy agradecido con lo que me ha ofrecido y obviamente las oportunidades de crecimiento se dan por medio de trabajo fuerte que demuestre toda la valía que tiene nuestra comunidad hispana a la que me siento orgulloso de pertenecer”, concluyó.