Retiran a otro obispo por pedofilia

Sigue a El Diario NY en Facebook

LIMA — El papa Francisco retiró del cargo al obispo auxiliar de la región andina de Ayacucho, Gabino Miranda, el segundo prelado en ser removido en los últimos tiempos por el Vaticano en medio de una investigación por abuso sexual a menores, mientras que la fiscalía peruana inició una investigación por el presunto delito de pedofilia.

La remoción de Miranda, de 53 años, fue revelada a la prensa por Luis Bambarén, un obispo emérito jesuita conocido en el país por su extensa defensa de los niños y de los derechos humanos. “No se puede tolerar que el (ahora ex obispo) de Ayacucho haya abusado de menores”, dijo Bambarén, de 85 años, a periodistas. “Las cosas tienen que ser bien claras lo ha dicho el papa, tolerancia cero, sea quien sea, si es un cardenal, si es un obispo, si es un sacerdote, debemos delante de Dios guardar una conducta intachable”.

La fiscalía provincial anunció en un comunicado que el titular regional Reynaldo Perales “abrió una investigación de oficio en contra del ex obispo auxiliar de Ayacucho”.

El Arzobispado de Ayacucho confirmó a la AP que Miranda ya no forma parte de la Iglesia Católica desde julio, pero sin precisar motivos. El gobierno emitió una resolución donde anunció que dejó de pagar a Miranda desde agosto la pensión mensual que por ley otorga a los obispos.

Percy Quispe, sacerdote canciller de la Arquidiócesis de Ayacucho, dijo ayer a la AP que Miranda abandonó la ciudad con dirección a Lima en julio y que en agosto el Arzobispo de Ayacucho Salvador Piñeiro les informó que Miranda ya no formaba parte de la iglesia pero “no nos dijo el motivo”.

El Vaticano confirmó a principios de septiembre que su embajador en República Dominicana, Jozef Wesolowski, fue removido de su cargo en medio de una investigación del Vaticano y la República Dominicana por presuntos abusos sexuales a menores.

Por décadas, los obispos han sido prácticamente intocables en lo que respecta a la disciplina del Vaticano, ya que funcionan en gran medida como reyes en sus propios feudos diocesanos.