Brooks recibe pena máxima por muerte de Sylvie Cachay

El joven cumplirá una sentencia de entre 25 años y cadena perpetua en la cárcel por el asesinato de la diseñadora de origen peruano en el 2010

Guía de Regalos

Brooks recibe pena máxima por muerte de Sylvie Cachay
Nicholas Brooks (izqda) no mostró arrepentimiento por el asesinato de la diseñadora Sylvie Cachay (drcha).
Foto: Archivo

MANHATTAN — Con expresión congelada, tras asegurar sentirse devastado por su muerte, pero sin pedir perdón por haberla matado, Nicholas Brooks conoció ayer que deberá cumplir la sentencia máxima por el asesinato de la diseñadora Sylvie Cachay.

Después de que un jurado hallase culpable a Brooks, de 27 años, de asesinato en segundo grado, la jueza de la corte de Manhattan, Bonnie Wittner, no consideró convincentes los atenuantes de la defensa y sentenció al acusado a una pena de entre 25 años y cadena perpetua en la cárcel.

Brooks estranguló y ahogó a Cachay en la bañera del hotel Soho House de Manhattan el 9 de diciembre del 2010. El asesino sostenía una relación tormentosa con la diseñadora de 33 años.

La juez dijo que no había ninguna duda de que el acusado mató a Cachay porque “ella quería cortar los lazos con él” y que “él dependía financiera y emocionalmente de ella”.

Ni siquiera en los minutos antes de conocer la sentencia, Brooks mostró arrepentimiento o admitió ser el causante de la muerte de Cachay. Con el pelo recortado, barba y aspecto pulcro, se limitó a leer fríamente en la corte una breve declaración a través de la que intentó mostrar su dolor.

“La pérdida de Sylvie es lo más devastador que me ha ocurrido en mi vida”, aseguró Brooks. “Pienso en ella todos los días y se me rompe el corazón. Mis oraciones están con su familia”.

Tampoco cambió el gesto, únicamente miró al suelo, cuando los padres de Cachay y su hermano tuvieron la oportunidad de hablar en la corte.

“Cuando me llamaron para decirme que mi hija había muerto, mi vida se colapsó”, dijo el padre, Antonio Cachay, quien relató cómo su mujer quedó embarazada de Sylvie porque quería darle una hija, a pesar de que una condición médica ponía en grave riesgo su salud.

“Prefiero que no haya pena de muerte en Nueva York, porque es una condena rápida, y quiero que sufras toda la vida entre barrotes con los de tu especie – no eres más que una rata de alcantarilla”, agregó, dirigiéndose a Brooks.

Sylvia Panizo, madre de la víctima, habló de sus “recuerdos horribles de vestir y maquillar a Sylvie para su funeral, porque sabía que era mi deber, ella quería estar siempre guapa”.

Patrick Orlando, medio hermano de Cachay, tampoco ocultó su odio hacia el asesino. “Nicholas Brooks mató a mi hermana porque es una sabandija y un perdedor que seguramente no se sentía ni de cerca lo suficientemente bueno para estar con ella”, aseveró Orlando.

El abogado de Brooks, Jeffrey Hoffman, intentó atenuar la sentencia alegando que no tenía antecedentes y que había crecido sin madre y “con un padre que le tenía enjaulado”. Su progenitor era el compositor musical y cineasta Joseph Brooks, que también fue arrestado en 2009 bajo cargos de intentar violar a varias aspirantes a actriz y que se suicidó antes de poder ser juzgado.