Toallas húmedas amenazan al sistema de alcantarillas

Los nuevos productos de limpieza no se desintegran como originalmente se anuncian, lo que podría tapar las tuberías y crear un caos en el drenaje

Guía de Regalos

Toallas húmedas amenazan al sistema de alcantarillas
La constitución fibrosa de las toallas húmedas están bloqueando el sistema de desechos.
Foto: AP

Las populares toallas húmedas para los sanitarios –aquéllas que son vienen pre humectadas y que se anuncian como desechables por el inodoro- han sido las culpables de bloquear las tuberías y los sistemas de alcantarillado de todo el país.

Las autoridades del agua de desecho han encontrado en las aguas residuales que estas toallas son desechadas por el inodoro, pero éstas no se desintegran con el paso del agua, lo que pone en peligro el sistema de circulación de aguas de desecho.

El problema aumenta, pues algunos municipios tienen que gastar millones de dólares para enviar equipos especiales a desbloquear las tuberías, así como sustituir bombas que han sido desgastadas por el aumento de densidad de las aguas.

El problema ha llegado a niveles serios. Los funcionarios de alcantarillado han tenido que rastrear de dónde vienen tantas toallitas húmedas por medio de trampas y colaredas previas a la tubería central de desagüe. Con la información en la mano, han tenido que enviar cartas a domicilio para pedir que no desechen las toallitas húmedas por el inodoro.

‘Podríamos ir casa por casa y decir que no envíen más toallas húmedas por la tubería de desecho’ explicó Tom Walsh, coordinador de proyectos de alcantarillado de Chautauqua, Nueva York.

Las toallitas, que tienen una composición fibrosa, tienen que ser triturados por medio de una bomba especial. La Asociación Nacional de Agua Limpia, ha constatado que al menos 300 agencias de aguas residuales han tenido problemas sobre las nuevas toallas húmedas que se han comercializado de manera intensa frente al clásico rollo de papel.

Sin embargo, las marcas defienden sus nuevos productos.

Tirin aMc Cormick, gerente de Kimberly-Clark, ha mencionado que ya han enviado equipos de buceo para investigar la situación de las aguas residuales, y han dicho que el problema no son las toallitas húmedas, sino que el problema ha sido en su mayoría pañales, toallas femeninas y otros productos.

Funcionarios en Vancouvr, Washington, enviaron productos mercados para poder rastrearlo en los lugares donde comúnmente se encuentran los bloqueos sanitarios. Tras una milla de rastreo, descubrieron que los productos llegaron desgarrados, pero la mayoría estaban intactos.

Maryland, California, Wisconsin y Alaska han reportado los mismos problemas. El problema llegó a la atención mundial cuando se informó en Londres hace un par de meses sobre la aparición de un ‘iceberg’ de papel de desecho y grasa que estaba a punto de colapsar el sistema de aguas residuales de la ciudad europea.

Las autoridades han dicho que el sistema de alcantarillas fueron creadas sólo para desechos humanos y papel higiénico, por lo que los drenajes sanitarios podrían colapsar en caso de tener objetos distintos.