Acusan a dos en Chicago por tiroteo que dejó 13 heridos

Preliminarmente, ninguno de los acusados fue identificado como gatillero, según la Policía

Guía de Regalos

Acusan a dos en Chicago por tiroteo que dejó 13 heridos
El tiroteo en un parque de Chicago se reportó en el parque Cornell Square.
Foto: Archivo

CHICAGO — Kewane Gatewood y Bryon Champ fueron acusados en relación con el tiroteo en Chicago la semana pasada que culminó con 13 personas heridas, entre éstas un menor de 3 años, aunque ninguno de los arrestados fue identificado como gatillero, según la Policía.

Champ, de 21, y, Gatewood, de 20, enfrentan cargos de intento de asesinato y agresión agravada con un arma por el incidente del jueves en el parque Cornell Square en el vecindario Back of the Yards.

Los acusados deberán comparecer a corte este martes para una audiencia inicial.

Las autoridades indicaron que al menos tres personas abrieron fuego en la zona cerca de la cancha de baloncesto del lugar. Deonta Howard, el infante que fue tiroteado en el ataque, se recupera de una cirugía luego de recibir un balazo cerca del oído. Dos adolescentes también fueron impactados por las balas y reciben tratamiento junto al resto de las víctimas.

El superintendente de la Policía de Chicago, Garry McCarthy, dijo anoche en unas declaraciones escritas que, aunque los individuos jugaron un papel determinante en la balacera, ninguno de ellos es pistolero.

Detectives de la Policía de Chicago trabajan sin descanso para resolver el caso y dar con los criminales que cometieron este insensible acto de violencia”, aseguró el funcionario. “Estos cargos son sólo el principio y la investigación continúa en estos momentos”, agregó.

Previamente, Champ fue procesado criminalmente. En julio de 2012, resultó convicto por uso ilegal de un arma para cometer un crimen y fue sentenciado a cumplir cárcel en el condado de Cook. El joven está asociado a pandillas, según las autoridades. Sobre el historial de Gatewood no se ofrecieron detalles.

“Para verdaderamente atajar la violencia a largo plazo necesitamos leyes federales y estatales que mantengan las armas ilegales fuera de nuestras comunidades y realmente castiguen a los criminales que las utilizan”, sostuvo el superintendente. McCarthy dijo que el tiroteo confirma la necesidad de una sentencia mínima de tres años por posesión ilegal de armas.

La tragedia avivó nuevamente la problemática sobre la violencia por el descontrol con las armas de fuego.

Los atacantes dispararon más de una docena de rondas de balas de un fusil de asalto, indicó la Policía. Investigadores sospechan que la balacera responde a disputas de pandillas ya que varios miembros de estos grupos resultaron heridos. Sin embargo, no está claro quién era el blanco del ataque.