Baja la cifra de fumadores

La campaña contra el tabaco que conduce el Gobierno ha sido efectiva
Sigue a El Diario NY en Facebook
Baja la cifra de fumadores
El anuncio publicitario contra el uso de cigarrillos, de la campaña "Yo Soy Tabaco" de los CDC, ha resultado muy positivo
Foto: efe

Atlanta/EFE — Más de 100,000 estadounidenses dejaron de fumar gracias a una novedosa campaña de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), en la que exfumadores muestran de forma explícita los estragos del tabaco.

“Los anuncios fuertes funcionan”, dijo Tom Frieden, director de los CDC, en una reciente conferencia de prensa.

Según datos de las autoridades sanitarias, las cifras duplican los cerca de 50,000 fumadores que estimaban dejarían de fumar con la campaña ‘Tips From Former Smokers’ (o Consejos de exfumadores).

El informe sugiere que al menos 200,000 personas dejaron de fumar en los siguientes tres meses después del lanzamiento de la campaña, aunque solo la mitad lo hizo de forma definitiva. De acuerdo con los CDC, cerca del 90% de los fumadores comenzó a fumar antes de los 18 años y muchos de ellos empiezan a experimentar los efectos del tabaco a una edad relativamente temprana.

La campaña se lanzó en la primavera de 2012 y presenta testimonios con imágenes explícitas tanto en inglés como en español, de exfumadores que han padecido de cáncer, ataques del corazón, asma y otras complicaciones derivadas del fumado.

Además de crear mayor conciencia sobre los daños que ocasiona el tabaquismo en la salud de los fumadores, la campaña también mostraba los efectos de la exposición al humo de segunda mano.

Más de 440,000 personas mueren cada año en Estados Unidos debido a enfermedades relacionadas al tabaquismo y por cada muerte, 20 personas más siguen viviendo con una o más enfermedades graves causadas por el tabaquismo.

Asimismo, el tabaquismo es más común entre los hombres hispanos (17.0%) y los puertorriqueños tienen la tasa más alta con un 31.5%, seguidos de los cubanos con un 25.2%, los mexicanos con un 23.8% y los centroamericanos con un 20.2%.

De acuerdo con los CDC, la campaña —con un costo de $50 millones— sirve de contrapeso al gasto en publicidad de la industria de los cigarrillos, que sobrepasó los $22 millones diarios en EE.UU., durante el 2010.

El cuidado de salud de cada fumador cuesta cerca de $2,000 más que un no fumador, y 1,000 más que un exfumador, cifras que según Frieden muestran la importancia de campañas de este tipo.

Según datos de los CDC, pese a que casi el 70% de los fumadores señala que quisiera dejar de fumar, cerca de uno de cada cinco adultos en EE.UU., fuma.

“Dejar de fumar puede ser difícil y felicitamos y celebramos con exfumadores el paso más importante que pueden tomar para una vida larga y saludable”, señaló el funcionario.