Dominicano será juzgado por matar hace 30 años en NYC

Justo Santos alega que fue juzgado en República Dominicana por el crimen y fue condenado a un año de cárcel, aunque familiares de la víctima lo niegan
Dominicano será juzgado por matar hace 30 años en NYC
Justo Santos tuvo que comparecer ayer en la Corte Criminal de Manhattan.
Foto: Humberto Arellano / El Diario NY

Manhattan – “La justicia tarda, pero llega”, señala un botón que confeccionaron los familiares de José Martínez quienes buscan ahora que el autor de su muerte —ocurrida en 1986— sea procesado y condenado en Nueva York.

El acusado, Justo Santos, tenía 16 años el 22 noviembre 1986 cuando mató a Martínez, frente a su esposa —Ydalia Martínez— en el restaurante del matrimonio en Manhattan. El sujeto huyó a República Dominicana donde fue juzgado por este crimen, según se supo ayer en la Corte Criminal de Manhattan.

El abogado defensor Jorge Santos —sin relación familiar con el acusado— indicó ayer que su cliente se declaró culpable de homicidio involuntario en República Dominicana y fue condenado a un año de cárcel. Indicó que el proceso se realizó con la participación de la esposa y el hermano de la víctima y que la familia recibió 50,000 pesos dominicanos de compensación.

Sin embargo, esto no fue suficiente para la hija de la víctima —Joseline Martínez— quien tenía nueve años cuando sucedió el crimen. “Cómo voy a aceptar que mató a mi papá y me voy a quedar como si nada ha pasado…, declaró ayer Joseline. “Desde entonces me dije, ‘yo algo voy a hacer’ pero no sabía qué”, dijo la mujer. Cuando fue a la universidad, Joseline encontró la vía de lograrlo: dar con el asesino de su padre para que le juzgaran.

Joseline buscó a Santos en las redes sociales y en los archivos públicos… “Cada pieza de información me acercaba un poco más”. Finalmente —en 2013— le encontró en Miami, casado, con cinco hijos y nacionalizado estadounidense.

El abogado indicó que detectives neoyorquinos contactaron a su cliente el 3 y 28 enero 1987 informando a las autoridades dominicanas, pero nunca emitieron orden de arresto o extradición. El 18 febrero de 1988 —cuando Santos acudió al aeropuerto a recoger el cadáver de su madre— fue arrestado.

“El punto aquí es por qué ni policía ni fiscalía neoyorquina hicieron nada entonces. La gente en este país tiene derecho a un juicio rápido y ahora, 30 años después, le arrestan y ¿van a juzgarle?”, se preguntó el abogado.

La fiscal Julie Nobel indicó que Santos regresó con nombre y documentos falsos y mintió en su solicitud de naturalización ocultando sus antecedentes. La jueza Rena K. Uviller dio hasta el 15 octubre para que la defensa presente su moción.