Tras 18 horas Ted Cruz sigue hablando contra el “Obamacare”

El senador republicano continúa su maratónico discurso en la Cámara Alta que busca bloquear la votación para restituir los fondos de la reforma de salud
Tras 18 horas Ted Cruz sigue hablando contra el “Obamacare”
La maniobra de Ted Cruz ha suscitado la polémica y la división en las filas del propio partido republicano, cuyo liderazgo en la Cámara Alta la considera condenada al fracaso.
Foto: AP

Nueva York – Prometió que hablaría hasta que el cuerpo no aguante más, y al parecer piensa cumplir su cometido. El senador republicano por Texas, Ted Cruz, amaneció esta mañana hablando contra la reforma de salud del presidente Barack Obama, en un discurso en el Senado que ya se ha extendido por más de 18 horas.

Y aunque la idea del senador es cumplir su objetivo de “filibusterismo”, una táctica que consiste en hablar sin parar hasta que los plazos parlamentarios se agoten, Cruz ha tenido algunas “ayuditas” de otros republicanos que le han permitido tomarse pequeños descansos para ir al baño. Por ejemplo, esta mañana lo suplantó en el pódium el senador por Florida Marco Rubio. Sin embargo, la idea es que Cruz retome la palabra y continúe con su discurso.

En estas largas horas hablando, Cruz recordó los orígenes de su padre en Cuba e incluso llegó a comparar al presidente Obama con Darth Vader al decir que al igual que ocurrió en la película Stard Wars, al final la gente triunfará sobre el imperio que hoy está representado por Washington.

El objetivo de Cruz es extenderse hasta el máximo y evitar así que los senadores puedan votar una enmienda a la ley de presupuesto, que eliminaría la provisión aprobada por la Cámara de Representantes el viernes, donde los republicanos son mayoría, que votó una ley de presupuesto pero que venía acompañada de una “píldora envenenada” por la cual se privaba de fondos al “Obamacare”. El Senado tiene que pronunciarse ahora sobre ese proyecto de ley, y los demócratas, que son mayoría en la Cámara Alta, han anunciado que enmendarán el texto para restablecer los fondos destinados a la reforma de la sanidad.

Y aunque Cruz siga hablando y sobrepase las 24 horas en su maratónico discurso, lo más seguro es que no logre su objetivo de bloquear un voto en el Senado, ya que la Cámara Alta tiene hasta el domingo para realizar la votación. El 30 de septiembre vence el plazo para aprobar la ley de presupuesto que evitaría el “cierre del Gobierno”.

El senador Cruz se ha convertido en el líder nacional de la cruzada de los republicanos más ultraconservadores que integran el movimiento Tea Party y que luchan contra la reforma de salud de Obama. Cruz les prometió que lucharía hasta el fin, y es por ello que piensa hablar “hasta que ya no pueda estar de pie”.