Selección Colombia rechaza la violencia

Sigue a El Diario NY en Facebook
Selección Colombia rechaza la violencia
Aficionados de Atlético Nacional y familiares del asesinado joven Carlos Andrés Medellín llevando su ferétro al cementerio en la capital colombiana.
Foto: ap

BOGOTA, Colombia/AP — Radamel Falcao, el capitán Mario Alberto Yepes y sus compañeros de la selección colombiana se unieron s al rechazo contra la violencia en el fútbol, enlutado por el asesinato de aficionados por lucir los colores de clubes rivales.

Los jugadores, que tienen a Colombia con un pie en el Mundial de 2014, se pronunciaron a raíz de la muerte violenta en Bogotá de tres personas en distintos incidentes vinculados con barrabravas entre viernes y lunes.

“Es hora de cambiar de actitud y no tomar los colores de las camisetas como uniformes de batalla”, escribieron los jugadores en una carta que divulgó ayer la oficina de prensa de la Federación Colombiana de fútbol.

Los crímenes de dos jóvenes hinchas de Atlético Nacional de Medellín fueron atribuidos por las autoridades a barrabravas que lucían camisetas azules de Millonarios de Bogotá.

Carlos Andrés Medellín, de 19 años, y Carlos Javier Rodríguez, de 21, fueron asesinados en incidentes separados el lunes por la noche.

“No queremos más violencia en las calles y menos en el fútbol. Vamos a hacer de nuestro deporte una herramienta para la consolidación de la paz y la tolerancia de todos los colombianos”, expresaron los miembros del combinado.

Los crímenes de Medellín y Rodríguez se sumaron a la muerte de un sargento retirado del ejército cuando salió en defensa de su hijo que lucía la camiseta roja de Santa Fe el viernes por la noche. Ese caso fue atribuido por la policía a un barrabrava de Millonarios.

Santa Fe y Millonarios son rivales de patio en la capital colombiana, mientras que Millonarios y Atlético Nacional protagonizan la mayor rivalidad del país.

Medellín fue sepultado el miércoles y más de 300 hinchas, muchos de ellos llorosos, con la camiseta verde y banderas de Nacional, acudieron al cementerio El Apogeo, al suroccidente de Bogotá, y clamaron justicia.

“No quiero enterrar a otro hijo por una causa tan absurda (una camiseta)”, manifestó Rosendo, padre de Carlos Andrés, en alusión a otro miembro de su familia seguidor de Millonarios.

Las acciones de los barrabravas llevaron al alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, a aplazar el clásico Millonarios-Nacional. El duelo estaba previsto para el martes y ahora se realizará el 8 de octubre.

Los actos violentos no se limitaron a los de Bogotá y mientras era sepultado Medellín, se conoció que en la población de Lebrija, a las afueras de Bucaramanga, a unas 186 millas al noreste de Bogotá, barrabravas con la camiseta de Atlético Bucaramanga, acuchillaron a dos hinchas del Medellín.

El ataque se registró el lunes y los detalles los reveló el general Saúl Torres Mojica, comandante de la policía de Bucaramanga.