Soldados no cobrarán si el gobierno de EEUU cierra

1.4 millones de personas son consideradas como personal militar en activo
Soldados no cobrarán si el gobierno de EEUU cierra
Los soldados recibirían su salario cuando la situación se resuelva. El problema es cómo mantendrán a sus familias los miles que todavía se encuentran en tierras lejanas a Estados Unidos.
Foto: Archivo

Washington, 27 sep – El cierre del Gobierno de Estados Unidos, que podría ocurrir el martes, si este fin de semana el Congreso no encuentra una vía para acordar un presupuesto provisional, dejaría a los soldados estadounidenses en todo el mundo sin pago de sus salarios, aunque seguirían desplegados.

Según indicó este viernes el Pentágono, los responsables del Departamento de Defensa se están preparando para reducir en lo posible el impacto de la falta de fondos, cuando comience el nuevo año fiscal el 1 de octubre, debido a los desacuerdos en el Congreso.

“El personal militar no será pagado hasta que el Congreso no ponga a disposición los fondos necesarios para compensarles por el servicio prestado”, indicó el Pentágono.

Del mismo modo, los empleados civiles contratados para labores de importancia por el Departamento de Defensa seguirán trabajando pero sin que sus nóminas sean abonadas, mientras que el resto se quedará en casa.

Según el Pentágono, la falta de fondos no afectará a sus operaciones en Afganistán o en el dispositivo frente a Siria, en caso de que EE.UU. tuviera que optar por una acción militar, algo que parece no obstante descartado por el momento.

El interventor del Departamento de Defensa, Robert Hale, confió en que el Congreso pueda conseguir un acuerdo presupuestario este fin de semana, aunque dijo que se deben preparar para una eventualidad que se agravaría si se prolonga, ya que perjudicaría seriamente a contratos privados de desarrollo militar.

Alrededor de 1.4 millones de personas están incluidas como personal militar en activo, que solo recibirían su paga de manera retroactiva cuando el conflicto se solucionara.

De los alrededor de 800,000 civiles en nómina del Departamento de Defensa, la mitad (unos 400,000) no recibirán sus pagas y no irán a trabajar.