Hora cero para la Defensoría del Pueblo

Se define si Letitia James o Daniel Squadron se queda con la nominación demócrata

Nueva York — Los votantes demócratas irán hoy nuevamente a las urnas para elegir a su candidato oficial para Defensor del Pueblo. Ninguno alcanzó el mínimo de 40% de los votos requeridos para evitar una segunda vuelta en las elecciones primarias del 10 de septiembre.

Es casi seguro que el elegido entre la concejal Letitia James y el senador estatal Daniel Squadron se convertirá en el próximo Defensor del Pueblo. El ganador competirá por el puesto en noviembre con candidatos poco conocidos, como Irene Estrada del Partido War Veterans. No hay candidato republicano.

Los candidatos demócratas se enfrentan por segunda vez para un puesto que cuenta con poderes limitados y cuya oficina opera con un bajo presupuesto de apenas $2.3 millones. Sin embargo, se trata de un cargo político atractivo que actualmente ostenta Bill de Blasio, el actual aspirante demócrata en busca de reemplazar a Michael Bloomberg el 5 de noviembre.

“El Defensor del Pueblo lidia con quejas de ciudadanos, presenta legislación y monitorea el desempeño de agencias como la Policía”, explica el politólogo Jamie Chandler, profesor de Hunter College. Además, es el primero en línea en suceder al alcalde si éste fallece.

Aun así, hoy se espera muy baja participación del electorado. Según el New York Times, se estima que sólo saldrán entre 100,000 a 175,000 votantes, en una ciudad que cuenta con 3 millones de personas registradas como demócratas. Esta segunda vuelta demócrata le costará a la ciudad $13 millones.

La oficina se creó en 1993 y desde entonces tres demócratas han ocupado el cargo. El primero fue el también candidato para alcalde Mark Green, quien fue crucial en sacar a la luz el problema del perfil racial en las operaciones de la Policía .

Su sucesora Betsy Gotbaum lideró una comisión que evaluó el control de las escuelas públicas, y fue ardua opositora del plan de Bloomberg de extender el límite de mandatos a tres.

Por su parte, la oficina de de Blasio sacó un reporte en mayo sobre la práctica policial Stop and Frisk, que confirmó que la probabilidad que un hombre blanco sea parado por la policía es la mitad que un hombre de la raza negra.

Ver editorial p.18