Cotto quiere cortar racha de fracasos

Cotto quiere cortar racha de fracasos
Freddie Roach, el nuevo entrenador de Cotto, dice que éste ha tenido que regresar a lo 'básico'.
Foto: La Prensa Migdalia Fernandez

Orlando — El púgil boricua Miguel Cotto (37-4-0) se prepara para enfrentar este sábado al dominicano Delvin Rodríguez (28-6-3), en el Amway Center en Orlando, la primera vez que pelea en esta ciudad, la cual considera su segunda casa.

Esta pelea será el primer evento boxístico en Orlando en 20 años, y ya se han vendido unos 9,000 boletos. Se espera que la arena se llene a a capacidad.

Cotto, quien cumple 33 años este mes, dice que se siente preparado para enfrentar un nuevo reto en el ring y que su oponente Rodríguez no representa ninguna amenaza a su carrera.

“Es una gran oportunidad para él”, dijo confiado el boxeador, quien se hizo famoso con su jab izquierdo. “Estoy preparado para enfrentar lo que él [Rodríguez] traiga al ring y agradezco el apoyo de mi gente”.

Cotto ha sido campeón mundial de tres divisiones: superligero, wélter y superwélter. Sin embargo, el boxeador necesita una victoria para recobrar un título, puesto que sus últimas dos peleas han resultado en derrotas —la primera contra Floyd Mayweather, quien acaba de vencer a Canelo Álvarez; y la segunda contra Austin Trout.

Tras perder ante Trout, Cotto cambió su entrenador a Freddy Roach, quien también ha entrenado al filipino Manny “Pacman” Pacquiao. Además, está bajo nueva administración con Top Rank y Miguel Cotto Productions, dejando atrás su relación con Golden Boy Productions, dirigido por Óscar de la Hoya.

La reciente contratación de Roach ha cambiado el estilo de entrenamiento que lleva el pugilista. Durante los pasados meses estuvo en California, donde estrenó el gimnasio Wild Card Gym de Roach, para prepararse para esta batalla.

“Cotto entró al gimnasio sólo cinco minutos después de haberlo terminado de construir”, dijo Roach. “Vi sus fuerzas y debilidades y me enfoqué en sacar hacia afuera al Cotto primitivo, el boxeador que fue antes”.

Roach ha basado su estrategia en ayudar a Cotto recapturar el dominio del cuadrilátero y en el estilo básico.

“Cotto es un gran boxeador, pero como pasa a veces hasta a los más grandes, se había olvidado de los fundamentos, de las cosas básicas”, dijo Roach.

Con respecto a esta pelea, la estrategia principal será volver a las raíces del instinto principal.

“Respeto mucho a su entrenador anterior [Pedro Luis Díaz], pero considero que en Cuba no hay boxeadores grandes actualmente, por eso se quedó en un nivel amateur”, opinó Roach.

Roach añadio que una de sus ventajas es que ha tenido a los boxeadores, como Pacquiao, a los que Cotto ha perdido.

Cotto “puede ser muy peligroso”, asegura el entrenador.

No habrá muchas más peleas

Cotto, por su parte, asegura que Roach está en lo correcto, que hará todo lo que le diga y que este sábado su nueva estrategia lo llevará a una victoria.

“Si Freddy dijo eso, yo sigo sus instrucciones, confío en su entrenamiento y en el equipo de trabajo”, dijo Cotto. “Me voy a concentrar en mi trabajo y hacer lo que tengo que hacer para ganar esta pelea”.

El boxeador, oriundo de Caguas, Puerto Rico, asegura que continuará en su peso wélter, en que se siente cómodo, aunque predice que no habrá muchas más peleas.

“Cuando un día me levante y ya no me sienta con el ánimo, hasta ahí llegará mi carrera, y creo que ese día no está muy lejano”, explicó Cotto.

La esposa de Cotto, Melissa Guzmán, lo acompañó en Orlando junto a sus tres hijos.

“¿Qué te puedo decir? Es otra pelea más y sólo le pido a papa Dios que me lo cuide y que nunca le vallan a dar un mal golpe. Quiero que cuando se retire, sea en salud”, dijo Guzmán.