’64’: un número trágico y redentor

Sigal Ratner manifiesta que publicar su primera novela fue una terapia y le ayudó a superar situaciones que vivió
’64’: un número trágico y redentor
La escritora escribió su primera novela en los viajes a su trabajo y a su casa.
Foto: fotos cortesia

Nueva York — La cuestión es muy sencilla, a los 64 años el padre, la tía y la abuela de Sigal Ratner fallecieron, lo que por supuesto le dio una connotación oscura a esa edad dentro de la familia de la periodista venezolana.

Pero lo que había sido por mucho tiempo un fenómeno doloroso, terminó transformándose en un motivo de celebración, ya que tener que pasar por la pérdida de sus seres queridos le dio la inspiración a la autora para escribir su novela debut titulada “64”, que ya está disponible en Amazon.

“Siempre tenía una excusa para no terminar un libro, pero siento que lo escribí en el momento preciso porque el nivel de profundidad de la historia y los personajes, no los hubiera podido lograr si no hubiera enfrentado la muerte de mi papá, los nacimientos de mis hijos, sin haber vivido un poco más”, asegura la escritora.

La novela que mezcla realidad y ficción nació durante un viaje en tren a Westchester, donde reside Ratner, en el que armada con su antiguo Blackberry la periodista escribió el primer capítulo en tan solo 30 minutos. El inicio de la historia es curiosamente una descripción real de los acontecimientos que rodearon la muerte de sus familiares.

Esto sucedió hace tres años, pero tuvo que detenerse al quedar embarazada de su tercer hijo. Tras retomar su trabajo como editora de la agencia de noticias “Associated Press”, la autora tuvo que aprovechar sus viajes de ida y regreso en el tren para completar el proyecto. Lo terminó el día de su cumpleaños.

El personaje principal de la historia es Anna, una mujer que se adentra en los 64 años con incertidumbre sobre si sobrevivirá esta edad mística, y quien tiene la mala suerte de desarrollar un quebranto de salud que amenaza su supervivencia, pero gracias al apoyo de su incondicional esposo y motivada por el futuro nacimiento de un nieto, lucha por superar la adversidad.

Ratner asegura identificarse con el personaje de “Anna” y hasta reconoce que esa es la forma en la que se imagina en el futuro. Un personaje importante, el de la Prima Beatriz, fue construido gracias a una entrevista casual que tuvo con Isabel Allende.

Para la escritora, poder transformar el número 64 en algo tan emocionante para su vida, es la mejor forma de rendirle tributo a padre, quien también fue el responsable de cultivar en ella el amor por la literatura.

“Escribí este libro como homenaje a mi papá… Ojalá consiga sus lectores y les haga pasar un buen momento. Yo siento que cuando uno atraviesa algo tan terrible en la vida como una muerte, siempre se hace un balance de lo que es importante. Espero que el libro pueda transmitir los valores de la familia”, concluye.