Promueven carros blindados por la inseguridad

Promueven carros blindados por la inseguridad
Una expositora de la empresa Blindasal enseña la ventanilla de un carro blindado que recibió impactos de bala, que no penetraron totalmente.
Foto: efe

San Salvador — Ante la inseguridad que vive El Salvador, una empresa local que vende el servicio de blindaje acaparó la mirada de cientos de visitantes de la IX Feria Industrial, que la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI) celebra este fin de semana.

La exposición de Blindasal atrajo la atención de los espectadores con la exhibición de sus productos, entre ellos, una ventanilla de un carro blindado con impactos de balas que no penetraron totalmente.

Entre sus productos la empresa salvadoreña promueve la ropa antibala de la compañía del colombiano Miguel Caballero, considerado como “el Armani” de la ropa blindada.

Mario Uceda, ejecutivo de Blindasal, dijo que ante la “inseguridad tan grande” que vive el país “todo mundo” busca “cómo protegerse”, y el servicio de artículos blindados se ha vuelto una opción para los salvadoreños.

En este país centroamericano gracias a la “tregua” entre pandillas, que se inició en 2012, la cifra de homicidios diarios disminuyó de alrededor de 14 a 6, según cifras oficiales.

Sin embargo, pese a esa disminución, durante este año, hasta el pasado 4 septiembre, 1,574 personas habían sido asesinadas en diferentes hechos de violencia, reconoció recientemente el ministro salvadoreño de Seguridad y Justicia, Ricardo Perdomo.

Esta empresa ofrece el servicio de blindaje para oficinas, casas, carros e incluso ropa.

De acuerdo a Uceda, las personas que utilizan este tipo de producto en el país no son sólo los ejecutivos o empresarios, sino también “gente que trabaja en el mercado”, donde la inseguridad es alta por la proliferación de pandilleros y otros delincuentes.

“Tenemos de todo tipo de clientes, desde clientes ejecutivos (…) hasta señores que se dedican a la venta de granos básicos que andan buscando cómo proteger su diario vivir”, detalló.

Los políticos no son la excepción, añadió, pero no dio detalles acerca de quiénes de ellos han recurrido a su empresa.

Los salvadoreños que utilizan este tipo de productos lo hacen a pesar del alto costo de estos, pero obligados por el clima de inseguridad.

Por ejemplo, el precio de un vehículo blindado varía de acuerdo al nivel de protección que requiera el cliente, pero un blindaje “básico” podría costar entre “$15,000 y 18,000”, explicó Uceda.

Una prenda de vestir, desde un chaleco hasta una camisa, podrían costar “desde $300 hasta 5,000”, añadio..

Alrededor de la web