Apremian por cambios al ‘stop and frisk’

Guía de Regalos

Apremian por  cambios al ‘stop and frisk’
En agosto, un juez federal dictaminó que la práctica de 'parar y revisar' violaba los derechos constitucionales porque se enfocaba en afroamericanos e hispanos.
Foto: edlpMariela Lombard

Nueva York — Organizaciones de derechos civiles, sindicatos y grupos comunitarios reclaman a la administración del alcalde Bloomberg que cese en sus intentos de retrasar las reformas sobre la práctica policial “stop and frisk” (parar y revisar), después de que una juez la declarase como inconstitucional.

La Ciudad presentó una moción contra la decisión de la juez Shira Scheindlin en agosto. Después de que ésta fuese denegada, recurrió a la Corte de Apelaciones para que se retrasen las reformas, y aún se espera al dictamen.

Los abogados que representan a los perjudicados por el “stop and frisk” enviaron ayer una memoria legal oponiéndose al retraso.

“Ya no se puede esperar más a que comience el proceso de reforma del Departamento de Policía (NYPD)”, dijo Darius Charney, abogado del Centro de Derechos Constitucionales, el grupo que presentó inicialmente la demanda contra la práctica.

La juez Scheindlin determinó que el “stop and frisk” emplea métodos discriminatorios en base a la raza que violan la Cuarta y la Quinta enmienda de la Constitución. Por ello, nombró un supervisor independiente para la práctica, y ordenó un proceso de reforma policial que debía comenzar de inmediato.

Entre los grupos que se han unido para oponerse a los retrasos están la Asociación de Policías Latinos, Make the Road New York, el sindicato 32BJ y New York Communities for Change, entre otros.

“Entre nuestros miembros damos la bienvenida a reformas que pongan fin a (…) conductas discriminatorias y paradas ilegales”, declaró Anthony Miranda, director ejecutivo de la Asociación de Policías Latinos, quien celebró “tener la oportunidad por fin de comenzar un proceso para acabar con esta práctica”.

Políticos locales electos, como la presidenta del Concejo, Christine Quinn, o el defensor del pueblo y candidato a alcalde, Bill de Blasio, también han criticado los retrasos en las reformas.

“Un retraso a la orden de implementar las reformas resultaría en un daño irreparable para la ciudadanía de Nueva York”, expresó de Blasio. “Significaría que se siguiesen permitiendo las violaciones inconstitucionales de los derechos de un sinnúmero de personas, especialmente en comunidades de personas de color”.