El Capitán Cahill siempre al rescate

El mediocampista del Red Bulls es el máximo goleador del equipo taurino
Sigue a El Diario NY en Facebook
El Capitán Cahill siempre al rescate
Tim Cahill recibe el abrazo del portero Luis Robles tras el tanto de último minuto que empató el partido.
Foto: fotos Reds Bull New York

Nueva York — En caso de emergencia, llamen a Tim Cahill.

El veterano mediocampista australiano de los Red Bulls se ha ganado el mote de ‘clutch’, que en la jerga deportiva en inglés quiere decir que el tipo es bueno para salvar situaciones difíciles en los últimos instantes del partido.

Así mismo fue el fin de semana cuando el también capitán del once ‘energético’ anotó el gol para empatar a dos tantos en el minuto 97 ante el New England Revolution, sumando además un punto que le dio al equipo un lugar en los playoffs de la MLS.

Fue un exquisito remate de cabeza a 10 yardas de la portería que vino luego de que el meta del Revolution rechazara con los puños un tiro libre, la última oportunidad de los toros colorados para evitar lo que hubiera sido una terrible derrota en casa.

“Vi como 15 cuerpos dentro del área y pensé que sería mejor que ellos se pelearan por la pelota. Di un paso atrás y esperé encontrarme con el rebote”, comentó el seleccionado australiano.

Cahill ni siquiera brincó. Tocó suavemente el balón que hizo una parábola delicada que encontró su fin al fondo de la portería. Fue tan lindo que se incluyó dentro de los mejores goles de la semana.

“La quise empujar delicadamente para que no fuera un golpe demasiado duro. Quería que flotara suave para asegurarme de que cayera dentro de la portería porque sabía que el meta había dejado su marco”, comentó.

El australiano además llegó a 10 goles en la temporada, convirtiéndose en el máximo anotador de los muchachos del entrenador Mike Petke.

Su presencia goleadora se especializa por pisar el embrague y marcar cuando el equipo más lo necesita.

Esta es la segunda ocasión en la campaña que anota el gol del empate en los minutos finales de un partido.

Al par se le suman cuatro juegos más en los que Cahill ha marcado la diana de la victoria. Por eso le han comenzado a llamar el ‘Capitán Clutch’, una fama que tardó en llegar porque atravesó una sequía goleadora de 18 encuentros.

Las críticas se amontonaron sobre el jugador de 34 años; se dudaba que hubiera sido una buena adquisición para un equipo fundador de la liga que aún busca su primer campeonato.

Pero orquestando desde la media cancha en su segunda temporada en Nueva York, Cahill se ha mantenido firme en su táctica y estrategia.

“Hago lo mismo que he hecho durante los últimos 15 años. Yo analizo el juego para saber si hay necesidad que me sume al ataque o no. Si no la hay, me voy contento con victoria 1-0 con gol de alguno de mis compañeros”, remató.