Emigrantes eligen a México como destino

Extranjeros calificados buscan en el país lo mismo que otros miles en Estados Unidos
Emigrantes eligen a México como destino
El pianista español Ricardo Peñalver hizo en seis años en México lo que no pudo hacer en diez años en Londres.
Foto: Gardenia Mendoza / La Opinión

MÉXICO, D.F.— El mexicano es tan trabajador como consumista. No tiene problemas con hacer dinero por cualquier camino como tampoco se limita al gastarlo, tal como lo observó Haiqiao Chen en cuanto puso un pie en el Distrito Federal, invitado por una amiga que conoció en España.

En Europa, Chen tiene una cadena de joyería barata importada de China —donde aún viven sus padres— en la cual apostaba su futuro hasta que olfateó el mercado de millones de mexicanos con hambre de productos de bajo costo.

Contrató un abogado migratorio y un año después (2011) se mudó a la Ciudad de México, donde llega alrededor el 24% de la inmigración extranjera que ve una oportunidad para crecer en un país emergente, con varios tratados de libre comercio, incluyendo el de su principal socio comercial, vecino y potencia mundial, EEUU, que está volviendo los ojos a México para la manufactura.

Desde entonces, Chen, de 40 años, cruza dos veces al mes el Atlántico para ver a su esposa y tres hijos que se quedaron al frente del negocio español, mientras él consolida la franquicia de bisutería Very Chic al tiempo que abre salas de masaje y salones de belleza.

“En cuanto el negocio crezca un poco más, vendrá toda la familia”, dice.

En avanzada llegó un socio, dos de sus hermanos y un primo que le ayudan en la bodega de importación.

Los Chen crecen a la par de una inmigración de alto nivel sin precedentes en México, desde los inversionistas a profesionales calificados con posibilidades de residencia temporal o permanente que las autoridades buscan capitalizar.

“Tenemos que empezar a aprovechar al máximo a toda esa gente que sí se sabe guiar en otros países”, dijo Omar de la Torre, jefe de la Unidad de Política Migratoria. que trabaja con un programa especial en el tema que pretende arrancar en 2014.

“Todavía es vergonzoso que solo tengamos el 0.3% de inmigración calificada cuando en países de Europa del Norte tienen hasta el 20%”, dice.

La consolidación de las reformas estructurales que encabeza el presidente Enrique Peña Nieto podrían ayudar a consolidar este objetivo, calculó el Instituto Mexicano para la Competitividad. “Solo con la reforma energética México crecería 1.7% en el Producto Interno Bruto”, dijo su directivo, Juan Pardinas Carpizo.

El objetivo está aún por verse con una oposición combativa que toma calles, bloquea avenidas y deja en la incertidumbre a los hombres de negocios desde diversos ángulos.

Detrás de la barra de madera de su restaurante, el colombiano Ricaurte Ortiz lamenta que las constantes manifestaciones y bloqueos de avenidas de maestros inconformes a la Reforma Educativa merme su clientela. “México es un país de lucha y yo me siento acogido, pero a veces el caos desespera tanto como los créditos con altas tasas de interés”.

Ortíz vino a México hace cinco años, contratado como chef por un paisano de quien se separó en 2010 para poner su propia cocina y una empresa de eventos sociales.

No quiso volver a Colombia. Sus hijos ya crecieron (tienen 24, 22 y 17 años), es un hombre divorciado y lo único que extraña es la rumba que por su tierra se arma a la menor provocación, donde una cerveza, un reproductor de discos y una calle es suficiente; aquí no. “El mexicano es más serio”.

En cambio tiene precios más baratos para consolidar Ricochefexpress que el pasado 16 de septiembre tuvo festejo doble: un año de vida y la residencia legal permanente del dueño.

Los colombianos son el grupo con mayor número residencias temporales y permanentes en México, después de los estadounidenses y los chinos. Según las estadísticas migratorias, cada año se otorgan a estas tres comunidades alrededor de 80 mil visas con estos perfiles. Otras 100 mil son para canadienses, venezolanos, argentinos y españoles.

La geografía, el idioma, el clima y la calidez de la gente son un aliciente. Ricardo Peñalver, pianista de 46 años, vivió en Inglaterra durante una década que dejó atrás por gris, fría y melancólica, pero en lugar de regresar a su natal España, un poco más soleada, se encaminó a México para levantar la carrera profesional.

“En seis años he conseguido aquí lo que no logré en 10 años en Londres”, concluye en la víspera de una primera gira por Estados Unidos y Canadá que incluye Dallas, Pensylvania, Nebraska, Tenesse, Montreal y Quebec.

Al concluir los conciertos que promoverán su primer álbum Clásicos románticos para piano regresará para seguir, en la capital mexicana, una vida de actor que comenzó hace poco, con el rodaje de una película donde será protagónico de un héroe rubio ojiverde.

En el mundo mexicano del espectáculo, los blancos aún se imponen en los patrones de belleza que los extranjeros saben capitalizar.

“Así es México, tiene lo suyo, pero también se vive bien. No es caro, tienes a lado un mercado internacional muy grande y un clima sensacioneal”, dice en Peñalver en el barrio bohemio en el que vive. “Hay muchas ventajas”.