Cocaína salpica caso del secuestro de ecuatoriano

Abogados piden que se les confirme si la víctima, Pedro Portugal, está siendo investigada por tráfico de drogas
Cocaína salpica caso del secuestro de ecuatoriano
Frente a este local en Queens, NYC, fue realizado el secuestro del ciudadano ecuatoriano Pedro Portugal.
Foto: Archivo / EDLP / Humberto Arellano

NUEVA YORK — El abogado de uno de los tres individuos acusados por el secuestro de un contador en Jackson Heights en abril, envió ayer una petición de información a la fiscalía de Queens para que confirmara si la víctima está siendo investigada por tráfico de drogas.

“La supuesta víctima es un gran traficante de drogas”, dijo Paul Testaverde, abogado de Christian Acuña, uno de los acusados de secuestrar al ecuatoriano Pedro Portugal el 18 de abril frente a su oficina, ubicada en la 88-06 de la avenida Roosevelt, Jackson Heights.

“Los resultados de mi investigación indican que Portugal es responsable de traficar grandes cantidades de cocaína desde Ecuador a los Estados Unidos”, dijo Testaverde al salir de la audiencia donde se presentó el nuevo abogado de Eduardo Moncayo, otro de los implicados en el caso.

El propósito de la carta, según el abogado, es que si la fiscalía no revela esa evidencia podría pedir la anulación del caso. De lo contrario, esa información se usaría cuando su cliente se presente ante un Gran Jurado.

Testaverde dijo a El Diario / La Prensa que Portugal se escapó porque ya se había enterado que lo investigaban por sus actividades delictivas, pero no ofreció más detalles acerca de esta denuncia.

Moncayo no estuvo presente en la audiencia y sólo se tomó oficialmente el nombre del nuevo abogado, Steven Barnwell, quien prefirió no hablar con la prensa.

En la notificación enviada a la fiscalía, bajo los requisitos de divulgación del caso llamado Bradly vs Maryland, 373 US 83 (1963), a nombre del subfiscal Kevin Higgins, Testaverde detalla que el supuesto secuestro se realizó porque Portugal le debía dinero a uno de sus compradores de droga.

Aunque el abogado no nombra al presunto comprador, aseguró que es uno de los dos individuos que están prófugos de la justicia.

Una portavoz de la fiscalía de Queens indicó que no podían confirmar o negar ninguna investigación. “Específicamente en este caso no comentamos porque aún está pendiente”, agregó. El Departamento de Policía (NYPD) indicó que es “una investigación activa y no discutimos los detalles”.

Según los documentos de la corte, Portugal fue secuestrado en pleno día cuando se le acercó un desconocido que le mostró una placa falsa de policía y lo obligó a subir a un vehículo, donde le cubrieron el rostro con una máscara. Una cámara de seguridad de un negocio local grabó todo el episodio.

Los captores llevaron a Portugal a la bodega de un edificio comercial, donde los secuestradores lo mantuvieron amarrado a una silla y lo quemaban con ácido, mientras exigían a sus familiares en Quito la entrega de $3 millones.

Familiares de Portugal acudieron a la policía en Ecuador que, a su vez, solicitó la intervención de la policía de Nueva York y el FBI para dar con el paradero del ecuatoriano, quien fue rescatado el 20 de mayo.

La voz de una mujer que respondió en la oficina de Portugal dijo ayer que éste ya no era el propietario del negocio, que no lo conocía y que no sabía nada acerca del caso.