Un ícono celebra a otro

Un ícono celebra a otro
El diseñador Narciso Rodríguez, al centro, con Rossana Rosado y Hernando Ruíz-Jiménez, en el observatorio del edificio Empire State, luego de la ceremonia de encendido de las luces.
Foto: Cortesia

NUEVA YORK — De azul y rojo se vistió ayer una réplica del edificio Empire State, en una ceremonia simbólica previa a lo que se podrá apreciar hoy, cuando se enciendan las luces de su cúpula, conmemorando el centenario de El Diario/La Prensa.

El diseñador cubano-americano Narciso Rodríguez, fue el encargado de subir la palanca para activar las luces de la pequeña réplica del punto más alto y símbolo de la ciudad más popular del mundo.

“El Diario/La Prensa no sólo es importante en la vida de los latinos de Nueva York, sino también para mí, porque representa el primer periódico que aprendí a leer en mi casa, y que se sigue leyendo hasta el día de hoy”, recalcó Rodríguez.

Teresa Solano, empleada de mantenimiento del Empire State, dijo que cuando ella llegó de República Dominicana a la ciudad, hace 35 años, fue a través de El Diario que logró aprender sobre muchos aspectos de la ciudad que desconocía.

“Me emociona el saber que en honor a un periódico latino las luces del Empire State se iluminarán. Me siento más que orgullosa, para mí El Diario representa como mi guía de vida”, dijo.

Las luces del Empire State —dos niveles de azul y uno de rojo, que son los colores representativos de El Diario— se prenderán desde el piso 72 a partir de la caída del sol de hoy, y hasta el amanecer de mañana domingo.

Rossana Rosado, Publisher de El Diario, destacó que con la celebración de los 100 años del rotativo, el periódico merece reconocerse “no solo como una institución latina, sino una institución neoyorquina”.

Entretanto Hernando Ruiz-Jiménez, vicepresidente ejecutivo de la parte Este de Impremedia, compañía propietaria de El Diario/La Prensa, subrayó que “esperamos que durante los próximos 100 años sigamos proveyendo la información que nuestra comunidad necesita y seguir siendo el campeón de los hispanos”.

Parte de las celebraciones del centenario del periódico en español más antiguo de los Estados Unidos, seguirán hasta fin de año, destacándose además una actividad en la estación Grand Central a finales de mes, que también coincide con el cumpleaños número 100 de la terminal de trenes.