Hispanidad unida por la reforma migratoria

Hispanidad unida por la reforma migratoria
La carroza de El Diario La Prensa destacó ayer en el Desfile de la Hispanidad con la representación de 'Sueños de Gloria'.
Foto: ESPECIAL PARA EDLPFOTO: VICTOR MATOS

NUEVA YORK — El Desfile de la Hispanidad se convirtió ayer más que nunca en un evento de unidad latina ante el reto común de la reforma migratoria y el cambio de rumbo que se avecina en el timón político de la ciudad de Nueva York.

Banderas de todos los países hispanoamericanos tomaron la Quinta Avenida de Manhattan, cuando todavía sonaban los ecos de la multitudinaria marcha por la reforma que se celebró la semana anterior.

“Creo que los latinos no tenemos que perder la unidad que hemos demostrado y seguir luchando por nuestro objetivo común”, dijo el colombiano Juan Maestre. “Si estamos juntos y gritamos juntos, con todos los que somos, Washington nos acabará escuchando”.

Ni el cierre de gobierno, ni los retrasos que viene sufriendo el proyecto de ley de la reforma para ser votado en el Congreso, parece desanimar a la comunidad latina neoyorquina.

“Somos una marea imparable y nada nos detendrá”, expresó la mexicana Rosa Aguilar. “La reforma migratoria es sólo cuestión de tiempo, y Dios me dice que la veremos antes de que se acabe este año”.

Otra razón que invitaba al optimismo entre los hispanos es el cambio de gobierno que habrá pronto en la ciudad, con la elección de un nuevo alcalde.

“Ojalá el siguiente tenga más en mente a los latinos y nuestras necesidades”, reclamó la ecuatoriana Ramona Hernández. “Necesitamos a alguien que luche porque esta ciudad no sea sólo para los ricos y que pare la subida de las rentas, que es lo que más nos preocupa a los que no ganamos tanto”.

El candidato hispano del Partido Independiente, Adolfo Carrión, participó en el desfile de Manhattan, aunque los ayer presentes mostraban una preferencia general por Bill de Blasio, quien prefirió participar en el desfile de El Bronx.

“Aunque sea latino y boricua, como yo, no le veo capaz de arreglar los problemas de esta ciudad”, dijo el puertorriqueño Willie Ortiz respecto a Carrión. “De Blasio sí parece más capacitado y un hombre valiente, que no tiene miedo de arreglar la Policía”.

La comunidad hispana neoyorquina tampoco pierde de vista los problemas y los asuntos de actualidad de sus respectivos países. A los argentinos les llegó la noticia prácticamente durante el desfile de que su presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, había sido dada de alta ayer después de una delicada operación por un hematoma en el cerebro.

“Me alegro de que se haya recuperado, pero no me ha gustado nada que todo esto se haya tratado como un secreto y no nos informaran bien sobre su verdadero estado de salud”, opinó la argentina Ana Roque. “Con los líderes argentinos nunca hay transparencia y es una vergüenza”.