Guardan silencio sobre Cristina

Buenos Aires/Notimex — La mandataria argentina Cristina Fernández cumplió ayer su primer día de reposo en la residencia presidencial de Olivos luego de la sorpresiva operación a la que tuvo que someterse el martes pasado.

A diferencia de los días previos, este martes no hubo parte médico oficial, por lo que la última información pública fue la que brindó esta víspera el vocero presidencial Alfredo Scoccimarro en las puertas de la clínica donde se llevó a cabo la cirugía.

El periplo médico de Fernández comenzó el pasado 5 de octubre, cuando acudió a la prestigiosa Fundación Favaloro para hacerse unos chequeos por una arritmia y fuertes dolores de cabeza.

La revisión médica descubrió un hematoma en el cerebro producido por un golpe en la cabeza, por lo que los médicos le ordenaron un reposo de 30 días y le dieron el alta ese mismo día, después de haber permanecido internada nueve horas.

Al día siguiente, sin embargo, la presidenta presentó nuevos síntomas, por lo que los médicos decidieron suspender el descanso y programaron la operación para el pasado martes.

Desde ese día hubo partes médicos diarios en los que se resaltó la evolución y el buen ánimo de la mandataria, quien sólo pudo ser visitada por sus dos hijos, su madre y su hermana.

Esta víspera, al mediodía, Scoccimarro anunció la alta médica de la jefa de Estado, aunque aclaró que deberá guardar estricto reposo durante un mes, lo que significa que volvería al gobierno recién a mediados de noviembre próximo.