Indígenas resignados a perder juicio

Quito/EFE — Dirigentes indígenas de la Amazonía ecuatoriana, que exigen una multimillonaria indemnización a la petrolera estadounidense Chevron, aceptaron la posibilidad de perder un proceso contra ellos y sus abogados que inició ayer ante el juez federal Lewis Kaplan, en Nueva York.

“La mayor probabilidad es que vamos a perder este proceso”, aseguró en rueda de prensa Juan Pablo Sáenz, uno de los abogados en la causa contra Chevron, que calificó el juicio iniciado ante el juez Kaplan como una “injusticia”, en la que las víctimas aparecen como “delincuentes”.

El juicio por fraude y extorsión en contra de un abogado (Steven Donziger) y los asesores de los indígenas arrancó ayer en la ciudad de Nueva York con la presentación de los argumentos iniciales de las partes.

Los indígenas, que ganaron un juicio ambiental a Chevron en Ecuador, expresaron su indignación porque la petrolera les ha acusado a ellos y a sus abogados de “conspiración y extorsión”.

“Es una injusticia, es una infamia, es algo que no se había visto en la historia del derecho, es un día triste para ser abogado”, añadió Sáenz al recordar que se trata de un proceso instaurado bajo la denominada “ley Rico”, establecida en la década de los años setenta contra las bandas mafiosas en Estados Unidos.

Además, remarcó que, a pedido de la petrolera, el juicio no contará con jurado, por lo que insistió en que es “imposible” que los indígenas puedan “tener justicia en la corte de Kaplan”.

No obstante, el abogado remarcó que cualquier fallo negativo que salga de este proceso no tendría ningún efecto en la ejecución de la condena a la que fue sometida Chevron en las cortes ecuatorianas.

La Corte de la provincia ecuatoriana de Sucumbíos condenó en 2011 a la petrolera a pagar más de $19,000 millones de indemnización por los graves daños que se le imputan haber dejado en la Amazonía durante el tiempo en que operó en Ecuador, entre 1962 y 1990.