Mujeres marchan contra petrolera

Varias personas, algunas de ellas vestidas con indumentarias tradicionales, participan en una concentración para mostrar apoyo a la sentencia que acusa a la petrolera  Chevron de causar daños medioambientales, cerca de un tribunal de NY.
Varias personas, algunas de ellas vestidas con indumentarias tradicionales, participan en una concentración para mostrar apoyo a la sentencia que acusa a la petrolera Chevron de causar daños medioambientales, cerca de un tribunal de NY.
Foto: EFE

QUITO — Un centenar de mujeres de etnias amazónica llegaronayer a la capital tras caminar durante cinco días para expresar su rechazo a la posible explotación de petróleo en la amazonia y en el parque nacional Yasuní, tal como lo propone el presidente Rafael Correa.

La dirigente Patricia Gualinga del pueblo Sarayaku, en declaraciones a la prensa dijo que “nosotros pedimos la no explotación petrolera, que se deje el petróleo bajo tierra, y que se apueste por un modelo no extractivista en los territorios no explotados de la amazonia, no queremos la ampliación de la frontera petrolera y tampoco queremos que se explote el Yasuní, que es un territorio sagrado que queremos que viva sin contaminación del petróleo”.

Acerca de los pueblos indígenas que viven en aislamiento voluntario en la amazonia, conocidos como tagaeri y taromenane, cuyo habitad se vería amenazado por la posible explotación de crudo en el Yasuní, dijo que “pedimos que se respete su decisión de aislamiento, el estado tiene la obligación de proteger a esos pueblos, porque la explotación (de crudo) significará su exterminio”.

Afirmó que “vamos a hacer llegar este pronunciamiento a instituciones estatales y de gobierno para que sepan nuestra posición y nuestro sentir”.

El grupo de marchantes que avanzaba en medio de cánticos y el redoble de tambores, salió la semana pasada desde la población de Puyo, a unos 150 kilómetros al sureste de la capital, en plena amazonia.

Entre las consignas que gritaban las manifestantes estaba “la selva no se vende, con sangre se defiende”, “mujeres por la vida, sin petróleo si se vive”.

A mediados de agosto, Correa anunció su decisión de explotar crudo en el Yasuní, luego de poner fin al mayor proyecto ambiental del país que consistía en dejar bajo tierra alrededor de 900 millones de barriles de crudo, bajo ese parque, a cambio de aportes económicos por $3,600 millones por parte de la comunidad internacional.