Fujimori demacrado en nuevo juicio

Fujimori demacrado en nuevo juicio
El exmandatario Alberto Fujimori reaparició ayer en un nuevo proceso judicial.
Foto: AP

LIMA — Despeinado, sin corbata y sin anteojos, el expresidente Alberto Fujimori, sentenciado por crímenes lesa humanidad y corrupción, asistió ayer a la sesión inaugural de su quinto juicio el cual fue suspendido por los pedidos de su defensa para cambiar las magistradas que lo juzgan y por el aparente mal estado de salud del exmandatario.

Fujimori, quien acumula una condena por crímenes contra los derechos humanos y otras tres por corrupción, es acusado por la fiscalía por el desvío de millonarios fondos públicos para financiar tabloides amarillistas que destruyeron la imagen de la oposición política y apoyaron su segunda reelección entre los años 1998 y 2000.

El exmandatario de 75 años, con un mechón de cabellos cayéndole por la cara, vestido con camiseta blanca y suéter azul, ingresó arrastrando sus zapatos marrones de plantillas de goma hasta la silla de acusado donde tomó una pastilla y se midió la presión sanguínea con un tensiómetro apuntando los resultados en un pequeño cuaderno de hojas blancas.

Su imagen era opuesta a la de 2009 cuando fue sentenciado a 25 años de prisión por crímenes contra los derechos humanos, época en la que entraba a la sala de los tribunales con anteojos de medida, vestía elegantes ternos, vistosas corbatas, zapatos negros brillantes y un cuaderno para realizar apuntes.

La primera sesión duró menos de una hora en la que la defensa de Fujimori pidió que el exmandatario sea juzgado por la Corte Suprema y no por la actual Cuarta Sala Penal Liquidadora, un pedido que para analistas no procede de acuerdo a las leyes peruanas.

Es el segundo pedido del abogado del exmandatario, William Castillo, para remover a las juezas Aissa Mendoza, Abigail Colquicocha y Carolina Lizárraga. La última semana Castillo pidió cambiar a las juezas por supuesta imparcialidad.

Las juezas decidieron suspender la sesión hasta el próximo 28 de octubre tras el nuevo pedido legal de la defensa del exmandatario señalando además que Fujimori no se encontraba en “condiciones de salud óptimas para continuar.”

“Queda absolutamente claro que se va a apelar simplemente a un show mediático”, dijo a periodistas el procurador anticorrupción Julio Arbizu al término de la sesión al comentar la actuación de Fujimori y su defensa.

La Fiscalía sostiene que Fujimori conoció y permitió el desvío de $43 millones del presupuesto de las Fuerzas Armadas al Servicio de Inteligencia, dirigido por su entonces hombre de confianza Vladimiro Montesinos para financiar a diarios que demolieron a los enemigos del gobierno.