Enfrentados por el aborto

Quito/EFE — El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, amenazó ayer con sanciones y la revocación del mandato a las legisladoras oficialistas que plantearon despenalizar el aborto y desacataron un acuerdo del movimiento Alianza País (AP) para mantener las penalidades y excepciones en ese tema.

“Voy a pedir fuertes sanciones para ciertas asambleístas” de AP y “tampoco excluyo (…), como dice la Constitución, que yo pida la revocatoria del mandato” de aquellas que plantearon la despenalización del aborto durante el debate legislativo del Código Orgánico Integral Penal, que incluye el polémico capítulo, añadió.

Durante su habitual informe sabatino, Correa criticó fuertemente a las legisladoras oficialistas que, según dijo, pese a haber un acuerdo previo en el grupo oficialista, propusieron la despenalización del aborto en casos de violación.

El oficialismo había presentado las reformas al Código Penal que incluye la penalización del aborto, excepto en caso de violación a mujeres con retardo mental.

La asambleísta Paola Pabón, de AP, que había sugerido que el aborto no sea punible en Ecuador en cualquier caso, retiró el viernes su moción, un día después de que Correa criticara esa propuesta por no responder a los acuerdos en el interior del oficialismo.

Correa reconoció que el tema del aborto es uno de los asuntos más discutidos y de controversia al interior de Alianza País, pero remarcó que tras un tratamiento de años, se llegó a un acuerdo entre las diversas tendencias del movimiento que intentó romperse en el tratamiento del Código Penal en la Asamblea Nacional.