Piden fin de bloqueo económico

Piden fin de bloqueo económico
El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy (2i), junto a los asistentes a la XXIII Cumbre Iberoamericana en Panamá.
Foto: efe

Panamá/EFE — Los jefes de Estado y de Gobierno reunidos en Panamá en la XXIII Cumbre Iberoamericana volvieron a pedir ayer a Estados Unidos que ponga fin al bloqueo económico, comercial y financiero que mantiene contra Cuba.

Cuba fue el país que presentó esta propuesta en la conferencia iberoamericana, que aprobó un comunicado en el que destaca la necesidad de poner fin al bloqueo, incluida la aplicación de la Ley Helms-Burton, la norma estadounidense que da continuidad al embargo económico a la isla caribeña.

Una resolución que Cuba ya ha presentado en las anteriores cumbres iberoamericanas de Salamanca, Montevideo, Santiago de Chile, San Salvador, Estoril, Mar del Plata, Asunción y Cádiz.

Los mandatarios iberoamericanos reafirman una vez más que en la defensa del libre intercambio y de la práctica transparente del comercio internacional “resulta inaceptable la aplicación de medidas coercitivas unilaterales”.

Unas medidas que, según el comunicado, “afectan el bienestar de los pueblos, su acceso y disfrute pleno de los beneficios de la cooperación internacional en todas las esferas y obstruyen los procesos de integración”.

La cumbre reitera así el rechazo a la aplicación de leyes y medidas “contrarias al Derecho Internacional” como la Helms-Burton y exhortan al Gobierno de Estados Unidos a que ponga fin a su aplicación.

También reclaman que cumpla con lo dispuesto en las 21 sucesivas resoluciones aprobadas en la Asamblea General de Naciones Unidas y ponga fin al bloqueo económico, comercial y financiero que mantiene contra la isla caribeña.

El embargo se inició de manera oficial el 7 de febrero de 1962, bajo administración de John F. Kennedy, pero ya el Gobierno estadounidense había impuesto ciertas sanciones desde 1959, año del triunfo de la revolución cubana.

El 13 de noviembre de 2012, Cuba logró una contundente condena al embargo económico que sufre hace cinco décadas tras una votación en la Asamblea General de la ONU en la que Estados Unidos volvió a quedarse prácticamente solo con Israel y el estado de Palau.