Caín Velásquez domina la trilogía

Arrolla a Junior dos Santos y sella supremacía en el mundo de la UFC

Guía de Regalos

Caín Velásquez  domina la trilogía
El mexicoamericano Caín Velásquez derrotó anoche al brasileño Junior dos Santos para retener el título mundial de pesos pesados de la UFC.
Foto: AP

HOUSTON, Texas.— El méxicoamericano peleador de artes marciales mixtas Caín Velásquez derrotó por nocaut técnico al brasileño Junior dos Santos preservando a la vez su campeonato mundial peso completo y quedándose con la ventaja en la trilogía espectacular que han brindado estos dos guerreros.

La pelea se cumplió anoche dentro de la cartelera UFC 166 que se llevó a cabo ante un repleto y trepidante Toyota Center de Houston.

El arranque de la pelea fue explosivo con Dos Santos conectando los mejores golpes de poder, incluyendo un upper que hizo tambalear al campeón, pero Velásquez emparejó el duelo al lograr llevar a la lona al brasileño donde conectó en corto. Dos Santos logró levantarse pero Velásquez lo llevo a la malla donde continuó con el castigo sobre el cuerpo del retador. El variado ataque del méxicoamericano puso en aprietos a Dos Santos que se fue al descanso notablemente cansado.

Velásquez salió aun más agresivo en el segundo round y conectó con izquierda y derecha el rostro de dos Santos, mandándolo contra la malla. Parecía que el campeón seguiría su ataque con los puños pero prefirió tratar de llevar una vez más a la lona al sudamericano. Los cambios de estilo de Velásquez fueron eficientes ya que dos Santos solamente apostaba a golpes de poder.

Sine embargo, en el tercer asalto Dos Santos mejoró y hasta logró conectar a Velásquez con golpes contundentes pero el campeón con menos de dos minutos en el episodio prendió a su rival con una derecha para ponerlo en la lona y cuando parecía que el combate se terminaba una gran voluntad de Dos Santos lo ayudó a levantarse y aguantar un tremendo castigo que lo tuvo al borde del nocaut. Dos Santos milagrosamente terminó de pie el asalto pero a estas alturas ya iba muy abajo en las cartulinas de los jueces.

En el cuarto round Velásquez salió decidido a acabar con la pelea pero dos Santos no cedía a pesar de tener el rostro destrozado y bañado de sangre ensangrentado. Antes de terminar el cuarto episodio dos Santos tenía prácticamente los dos ojos cerrados y su única esperanza era conectar un golpe de poder que le cambiara el rumbo al combate.

En el round final Dos Santos recibió a Velásquez con una derecha recta que causó una cortada sobre la nariz de Velásquez y el méxicoamericano de inmediato fue a buscar derribarlo pero resistió el retador y se fueron a la malla donde la pelea le favorecía a Caín.

Con menos de dos minutos la fuerza extraordinaria que mantenía de pie Dos Santos se acabó. Velásquez conectó una derecha plena sobre la mandíbula de Dos Santos pero este golpe no fue el que acabó con el combate ya que Velásquez después busco derribar a dos Santos y en su intento logró que la cabeza del brasileño se estrellara con la lona.

Dos Santos quedó de rodillas sin reacción y el referí tuvo que intervenir para que no fuera castigado más por el dominante campeón.