Viga en los ojos nos ciega

Asumo que como padres responsables, no habrá uno entre nos que no sea afectado por las horribles noticias de estos tiempos de jóvenes que pudiesen ser uno de los nuestros.

He tratado de colocarme en el lugar de los padres de la joven Tiona Rodríguez. Ella es la adolescente que el jueves pasado entró a una tienda de ropa interior para mujeres en Manhattan con un secreto que cargaba en sus pertenencias. La muchacha, se fue a robar cosméticos, ropa y todo lo que pudiera con su amiga mientras cargaba el cuerpecito muerto de un varón recién nacido.

En otro caso, ¿Qué padre o madre puede explicar cómo un muchacho de 12 años toma sin permiso una Ruger 9 mm semiautomática que ellos tenían en su hogar, la lleva a su escuela y abre fuego sin nadie saber por qué? El jovencito hirió a dos estudiantes y le arrebató la vida a un maestro de la Sparks Middle School en Sparks, Nevada. Las autoridades no han dado a conocer el nombre del perturbado joven asesino.

Los casos de bullying abundan. En el estado de la Florida la madrastra de una adolescente acusada de bullying a una niña de 12 que se suicido, fue arrestada por abuso de menores aunque todavía no le han formulado cargos por lo que hizo su hijastra de 14 años.

Las drogas, el sexo indiscriminado entre jóvenes, los excesos de tantos que tienen abundancia y los que andan sin norte en sus vidas; ¿Y me pregunto si somos nosotros, los que engendramos a estas criaturas, los que somos negligentes?

¿O será que andamos buscando las pajas en los demás y no vemos las vigas en los nuestros?

Ninguno de nosotros es perfecto, pero los padres tenemos que, por lo menos, ser responsables.

Bajofuego@eldiariony.com