Cómo financiar los estudios de tus hijos

Debes empezar desde temprano a hacer gestiones para lograr un préstamo para el colegio de tus chicos

Todo padre sueña con que sus hijos puedan tener la oportunidad de llegar a cursar estudios superiores, y con ello conseguir un futuro con más oportunidades. Pero si ese es también tu objetivo para los tuyos, debes empezar desde temprano a hacer gestiones para lograr un préstamo para el college de tus chicos, inclusive antes de que acepten a tu hijo en la escuela donde solicitó matrícula. Es un proceso largo y algo complicado, pero que vale la pena por todo lo que puede aportar al bienestar de tus hijos y tu familia.

Hay dos tipos de préstamos básicos que pueden solicitar lo mismo padres que hijos: unos, no acumulan intereses mientras tu hijo está en el college y no tienen que pagarse hasta seis meses después de la graduación… El otro es menos favorable, pues aunque no exige que el estudiante demuestre que tienen necesidad financiera, sí acumula intereses altos durante los años de estudio.

Los padres más previsores pueden ahorrar para la educación de sus hijos mediante inversiones específicas que van desde Cuentas de Ahorro Coverdell (créditos fiscales para costos universitarios y contribuciones de hasta $2,000 anuales por cada hijo menor de 18 años, con ganancias libres de impuestos si se utilizan para gastos de educación), Cuentas UGMA/UTMA (contribuciones ilimitadas y no deducibles para menores de 18 años, con los primeros $850 de ganancias libres de impuestos y manejadas por los padres hasta la mayoría de edad), Planes de Matrícula Pre-pagada (usualmente admiten contribuciones de $15,000 a $30,000 anuales y permiten pagar a los precios de hoy la futura matrícula universitaria) y Planes 529 de ahorros (regulados por cada estado, con dividendos libres de impuestos federales y límites establecidos según el costo de la universidad, no los ingresos anuales familiares).

Al igual que estos préstamos, hay otro tipo de ayuda monetaria accesible —subsidios y becas— cuya gran ventaja es que quizás no haya que reembolsar el dinero que te prestan si se cumplen ciertos requerimientos. El dinero de los “grants” se otorga una sola vez de acuerdo a la necesidad económica del estudiante, aunque pueden ser renovados anualmente si tu hijo demuestra ser buen alumno o si continúa destacándose en las actividades por las cuales le dieron la beca.

Los centros de estudios superiores tienes becas y ayudas financieras para estudiantes de todo tipo que tienen algo único, ya sea una habilidad especial (en los deportes, en las artes, etc.) o una características que les permite acceder a donaciones especiales (como las becas para hispanos específicamente, por ejemplo).

Al buscar ayuda financiera para la universidad, muchos de nuestros estudiantes no recurren a las numerosas instituciones hispanas que ofrecen becas y subsidios, como son el Fondo Hispano de Becas (ve a http://www.hsf.net y marca “en español”) y la Asociación Hispana de Colleges y Universidades (http://www.hacu.net/) entre otras. Empieza tu gestión visitando esos sitios para obtener información sobre los pasos a dar para obtener este tipo de ayuda y las instituciones que la otorgan. Además, infórmate bien sobre cuál es la ayuda más conveniente, según tus necesidades, ingresos y requisitos.