Dreamers y el Ferrocarril Subterráneo

Dreamers y el Ferrocarril Subterráneo
Miguel Molina, de 19 años, uno de los dreamers beneficiado con el alivio migratorio que otorgó la Casa Blanca.
Foto: la opinionAurelia Ventura

Hoy les doy una prueba. Tiene que ver con los Dreamers y el “Ferrocarril Subterráneo” que existió en este país hasta la Guerra Civil.

Hasta 1865 era legal en grandes partes de los EE.UU. ser dueño de otros. Para muchos, la esclavitud generó una polémica moral. ¿Que responsabilidad tenían los ciudadanos, y sobre todo aquellos ciudadanos en estados donde la esclavitud no se permitía, en combatir la esclavitud? ¿Era suficiente criticar las leyes que permitían la esclavitud? ¿O era necesario actuar –facilitando el escape de esclavos a estados libres, por ejemplo– aún si eso implicaba cometer un crimen?

Se que atrae la ira de muchos hacer comparaciones con la esclavitud. Reconozco que hoy, en este país, aún con las depravaciones que sufren muchos, es imposible comparar las condiciones materiales de hoy con las que prevalecieron antes de 1865.

Pero esto no es una prueba sobre condiciones materiales. Es una prueba moral. Y en ese sentido, me parece permisible pedirles que consideren la comparación.

Porque hoy hay millones de personas indocumentadas que llegaron a este país por la voluntad de otros. Aunque llegaron involuntariamente –en un sentido moral, nacieron en los EE.UU.– sin embargo son privados de los derechos que tienen los que biológicamente nacieron aquí. No tienen las mismas oportunidades –de educación, de empleo, de servicios públicos– que los demás.

Es más, aquellos que se atreverían a ayudarlos –dándoles empleo, por ejemplo– podrían estar violando la ley.

Estos indocumentados, estos Dreamers, son víctimas de un sistema de apartheid económico.

Por lo tanto, hay una discrepancia entre la ley y la moralidad. Y hay muchos que reconocen la discrepancia.

El “Ferrocarril Subterráneo” fue una red de personas que colaboraron en liberar esclavos y transportarlos a estados y países donde podrían existir libremente. Los que operaron el “Ferrocarril” estaban violando la ley, estaban cometiendo crímenes.

Hoy los exaltamos como héroes.

Así que la prueba de hoy es: ¿quiénes serán los héroes, y cuales serán los actos heroicos, para los Dreamers?