Afirman que joven herido en Bryant Park quedará paralítico

MANHATTAN — Una bala perdida cambió por completo la vida de un adolescente alegre, estudioso y deportista, mientras tanto el presunto autor de los disparos esperaba ayer ser instruido de cargos en la Corte Criminal de Manhattan.

“Lo que nos dijeron hoy es que va a quedar paralítico”, dijo una amiga de la familia al salir del hospital Bellevue donde está internado Adonis Mera, el adolescente que recibió un disparo en la espalda el sábado alrededor de las 11 p.m. mientras patinaba en hielo en el parque Bryant.

“Por eso tuvieron que dormirlo porque se puso muy mal cuando le dieron la noticia”, agregó la mujer madre de tres adolescentes amigos de la víctima.

“Le gustaban todos los deportes, Ahora toda su vida le ha cambiado”, dijo una mujer que se identificó como Griselda, tía de Mera, de 14 años, quien recibió el impacto de una de las balas que presuntamente disparó Corey Dunton. La otra víctima, a quien sí iban dirigidos los disparos fue Javier Contreras.

Según informes policiales, durante una discusión Contreras, de 20 años, se negó entregarle la chaqueta a Dunton, de 16, quien se fue del lugar y después desde afuera de la pista disparó varias veces, causando pánico entre los cientos de patinadores que se encontraban en ese momento en la pista.

Familiares, amigos y compañeros de la escuela visitanan ayer a Mera en el hospital. “El no merece lo que le pasó”, dijo Keilung Magañones, una compañera de escuela. “No pertenece a ninguna pandilla y es buen estudiante”.

Según Magañones, Mera está en noveno grado en la escuela secundaria Landmark en Manhattan.

Rose Pérez, otra compañera del mismo curso que Mera, indicó que lo que más le gusta hacer a Mera es jugar baloncesto.

Alrededor de la web