Copa de Maestros esquiva para Nadal

Copa de Maestros esquiva para Nadal
El serbio Novak Djokovic besa el trofeo de la Copa de Maestros, tras vencer en la final al español Rafael Nadal en dos sets corridos.
Foto: ap

Londres/EFE — El serbio Novak Djokovic revalidó en Londres el título de campeón de la Copa de Maestros tras ganar en la final al español Rafael Nadal por 6-3 y 6-4.

Djokovic, número dos mundial, necesitó una hora y 36 minutos para derrotar al número uno en el torneo que reúne al término de cada temporada a los ocho mejores tenistas del ránking.

Bajo la cubierta del O2 Arena de la capital británica, Djokovic se quitó la espina que le dejó clavada la última final del US Open, el pasado 9 de septiembre, que perdió ante Nadal.

Optaban al título los dos mejores tenistas del ránking, que ya se habían encontrado cinco veces este año. Djokovic sólo había ganado en dos ocasiones a Nadal en 2013 (Montecarlo y Pekín), y había recibido además varios duros golpes por parte del balear.

Antes de la derrota en Flushing Meadows, Nadal tumbó al serbio en la semifinal de Roland Garros, de camino a su octavo título en París, y le ha desbancado además del número uno del mundo en una temporada en la que ha recuperado su máximo nivel tras siete meses apartado de las pistas por sus problemas de rodilla.

Con la rivalidad entre ambos tenistas más encendida que nunca, Djokovic llegaba al último partido de la Copa de Maestros motivado para apretar los dientes en cada tiro. La final del US Open le dejó marcado y no ha vuelto a perder desde entonces uno solo de los 22 encuentros que ha disputado.

La rabia le sirvió al de Belgrado para arrollar en el primer tramo a Nadal, que en 12 minutos perdía por 3-0.

Dos dobles faltas del español habían facilitado la primera ruptura de Djokovic, si bien Nadal reaccionó con eficacia ante ese contundente marcador y fue capaz de remontar el set hasta 3-3.

La calma se impuso durante un único juego, y después Nadal volvió cometer dos dobles faltas, una oportunidad que el segundo tenista del mundo no dejó escapar para ponerse 3-5 y cerrar el primer set a su favor.

El español golpeó el aire con el puño, en un gesto de impotencia, cuando la última bola de ese juego, ya inalcanzable, pasó por su izquierda.

La pista dura bajo techo es un escenario que favorece a los rivales de Nadal, si bien éste ya demostró en las semifinales, ante Federer, que es capaz de ganar a cualquiera en todos los escenarios.

En esta ocasión, ante sí tenía a un Djokovic que parecía inabordable y que le torturaba con su juego agresivo y sus subidas a la red.

El serbio volvió a marcharse por delante con ventaja al inicio del segundo set y ese hueco resultó insalvable para Nadal, que defendió dos bolas de partido antes de claudicar a la tercera oportunidad.

A sus 27 años, el español ha ganado ya los cuatro Grand Slam, se ha colgado la medalla de oro olímpica, en Pekín 2008, y ha levantado la Copa Davis con España, pero mantiene la Copa de Maestros como una asignatura pendiente.

Nadal aparecía este año por sexta vez en el torneo -en 2005, 2008 y 2012 no acudió por lesión-, y aspiraba a añadir su nombre a la escueta lista de españoles que lo han ganado, en la que tan solo aparecen Alex Corretja, que venció a Carlos Moyà en 1998, cuando la Copa de Maestros se jugaba en Hanover, y Manuel Orantes, que en 1976 batió en Houston al polaco Wojtek Fibak.

No es fácil ganar en dobles

El español Fernando Verdasco, que junto a su compañero David Marrero conquistó el dobles de la Copa de Maestros en Londres, afirmó tras el partido que este es uno de los torneos más complicados que puede conquistar un tenista.

“A punto de cumplir 30 años, soy consciente de lo difícil que es ganar este torneo”, señaló Verdasco, que celebrará su cumpleaños el viernes “de la mejor manera posible”, tras hacerse con un campeonato que solo otras dos parejas españolas habían ganado en la historia.

Lo lograron Juan Gisbert y Manuel Orantes en 1975, y lo volvieron a conseguir el año pasado Marc López y Marcel Granollers.

Los hermanos estadounidenses Bob y Mike Bryan han acabado la temporada en nueve ocasiones como los números uno, acumulan 15 Grand Slam en su palmarés y tres Copas de Maestros.

“Ha sido increíble llegar aquí y ganar ante los Bryan, un sueño”, dijo Verdasco.