Impugnan en NY remoción de jueza en caso “Stop & Frisk”

Abogados solicitan al segundo circuito de cortes de apelación de Manhattan que reconsidere la decisión contra Shira Scheindlin
Impugnan en NY remoción de jueza en caso “Stop & Frisk”
La jueza de distrito Shira Scheindlin fue la que decidió que el programa de detener y catear "Stop & Frisk" es discriminatorio hacia las minorías.
Foto: Archivo / AP

NUEVA YORK — Los abogados que lograron que una corte declarara discriminatoria la estrategia policial de “Stop and Frisk” (detener y catear) objetaron la decisión de la corte de apelaciones que depuso a la jueza que falló en su favor.

Los abogados pidieron al segundo circuito de cortes de apelación de Manhattan que reconsiderara la decisión tomada por un panel de tres jueces de deponer a la jueza de distrito Shira Scheindlin, quien decidió que el programa de detener y catear es discriminatorio hacia las minorías.

El panel dijo que la jueza entró en conflicto con el código de conducta de los jueces de Estados Unidos al aplicar incorrectamente un fallo que le permitió tomar el caso, y por conceder entrevistas a los medios de comunicación a principios de este año.

Representantes de las firmas de abogados y el Centro de Derechos Constitucionales que presentaron la denuncia a nombre de personas que había sido detenidas y sometidas a revisión dijeron que el panel emitió “una orden procedimental defectuosa y aparentemente sin precedente” sin dar a la jueza la oportunidad de defenderse y sin permitir la participación de los involucrados en el caso.

“La remoción de la jueza Scheindlin parece gratuita y repleta de fallas“, señalaron los abogados. “Esta acción extraordinaria debe ser revisada por la corte en pleno”.

Los demandantes en el caso “pueden sufrir por prejuicios si el caso es reasignado a otro juez que no está familiarizado con él o por las complejidades del mismo”, dijeron los abogados, quienes destacaron que Scheindlin ha llevado el proceso durante seis años y escribió las conclusiones en un informe de 198 páginas una vez que terminó el juicio en el que se presentaron más de 100 testigos.

Los abogados también pidieron que el panel de tres jueces reconsidere su orden o se haga a un lado para que otro sea asignado al caso.

Scheindlin encontró que la práctica de detener y catear discrimina a minorías y ordenó que un supervisor y un facilitador desarrollen mejores formas de operar esa estrategia. El panel de tres jueces no dictaminó sobre los méritos de su decisión por lo que los argumentos orales se presentarán el próximo año.

La semana pasada la Ciudad pidió a la corte de apelaciones desechar la orden de la jueza bajo el argumento de que los actos de Scheindlin nulifican sus conclusiones y un abogado de la magistrada pidió que se le permita presentar argumentos en su favor.

Alrededor de la web