Polémica por uso de celulares en el Subway de NYC

No todos están de acuerdo con expansión del uso de los móviles en el subterráneo
Polémica por uso de celulares en el Subway de NYC
Un usuario del Subway usa su teléfono celular dentro de una estación en la calle 96 en Manhattan.
Foto: EDLPFotos Mariela Lombard

NUEVA YORK — El cada vez más extendido servicio para celulares e internet en los trenes subterráneos es visto por muchos como una útil herramienta contra el terrorismo, pero algunos ya empiezan a echar de menos la vieja excusa de “No tengo señal” para no contestar una llamada.

“Es muy bueno el poder usar el celular cuando se está en el metro, especialmente por si se presenta una emergencia estar en disponibilidad de hacer una llamada al 911, sin tener que esperar a salir a la superficie”, expresó Elsa Fabián, usuaria de la línea 1, que recorre 12 de las 36 estaciones del tren en Manhattan en las que ya está funcionando la señal.

Sin embargo, el vendedor Jaime Pardo confesó que el no tener señal en el subterráneo es un alivio porque le permite desconectarse de su trabajo. “En el futuro, cuando funcionen en todo el sistema, no podré usar la excusa de no contestar una llamada de mi jefe porque estaba en el subterráneo”, dijo.

Kevin Ortiz, portavoz de la Autoridad Metropolitana de Transporte, MTA, indicó que para el próximo mes de marzo o abril, el servicio inalámbrico estará disponible en 40 estaciones más en Manhattan y en todo el condado Queens.

Se estima que el servicio a las restantes 241 estaciones del subterráneo se complete en un plazo de cuatro años. El mismo permite que los pasajeros puedan hacer y recibir llamadas de teléfono celular, enviar y recibir mensajes de texto, además de tener acceso a Internet a través del Wi-Fi subterráneo.

Ortiz aseguró que el sistema es una ayuda de primera mano, porque “habrá comunicación tanto con la policía como con los bomberos o los socorristas”.

Además, “los usuarios ahora saben que cuando ven algo pueden decir algo inmediatamente a través de sus celulares, llamando al 911”, subrayó el portavoz.

Rubén Domínguez, experto en seguridad tecnológica, precisó que los usuarios no deberían temer que el sistema inalámbrico facilite el pirateo de información.

“Los riesgos de que la información pueda ser robada a través del Wi-Fi son los mismos que se corren cuando se accede a través de un lugar público”, dijo Domínguez, y agregó que el sistema es bastante seguro: “No es algo improvisado, es algo que ha sido probado antes y está totalmente supervisado”.