¡’Enfrían’ a Tigres!

Águilas salen del 'Volcán' con un empate que les vale oro

Guía de Regalos

¡’Enfrían’ a Tigres!
Jugadores del América celebran luego de darle alcance a Tigres, que para la vuelta debe ganar o empatar mínimo 3-3 si quiere avanzar.
Foto: MEXSPORT

MONTERREY, México.— El campeón está vivito y coleando y dejó hecho un congelador el Estadio Universitario.

Ayer el América demostró que está hecho de otra madera y con esa fuerza que solo Miguel Herrera es capaz de transmitirle a su plantel, salieron con vida del “Volcán” para definir en casa los cuartos de final.

Los capitalinos metieron el acelerador en los últimos minutos del partido para rescatar el empate 2-2, que los pone con un marcador ventajoso, pensando que no caen en el Azteca desde mayo de este año, además de que llegan con 2 anotaciones logradas en patio ajeno.

Por las Águilas respondieron sus zagueros para ponerlos en pie: primero fue Juan Carlos Valenzuela en una jugada a balón parado, con la que los puso adelante al 14′ y luego vino el capitán, Aquivaldo Mosquera, para clavar el de la igualada al 89′ tras un pase de Rubens Sambueza.

Los pupilos de Ricardo Ferretti no perdieron la calma al verse abajo en el marcador.

Una genialidad de Alan Pulido los metió a la pelea al 31′ al darle el empate momentáneo y luego Guido Pizarro agarró de vacaciones a la zaga del América y no perdonó al 36′, para que su equipo se fuera con toda calma al descanso a escuchar la voz fuerte de su técnico.

El problema de Tigres radicó en no salirse de su estilo de juego, pues con la ventaja en la bolsa se dedicó a cuidar el balón y a buscar hacer de la desesperación del rival su mejor aliado.

Solo que “Tuca” no contaba con hacer ajustes obligados a su esquema por las lesiones de Danilinho y Hugo Ayala.

Bajaron la intensidad sin exigir a las Águilas, que poco a poco fueron recuperando el dominio del partido y en los últimos 10 minutos, Tigres terminó por atrincherarse en su zona.

Del lado americanista también hubo bajas, porque Miguel Layún tuvo que abandonar el partido cojeando luego de que Lucas Lobos le machacó el tobillo derecho.

Con los contragolpes que tanto le gustan a los dirigidos por el “Piojo” Herrera, primero vino Raúl Jiménez para demostrarles que la juventud en un divino tesoro porque no mostró ni huellas de cansancio y luego en un contrarremate, Mosquera no perdonó para sentenciar el marcador.